La penúltima etapa en la primera mitad del Dakar ha sido un día realmente complicado para los pilotos de motos, que se han perdido en cadena. Sunderland se ha hecho fuerte y se coloca al frente de la clasificación, seguido de Gonçalves, Van Beveren y Pedrero. En quads el holandés Koolen marca el scratch.

Esta edición del Dakar va camino de ser la más dura en tierras latinoamericanas y hoy ha sido un argumento más para dar la enhorabuena a Marc Coma por el itinerario de este 2017. La jornada de las motos ha sido una auténtica odisea, con una etapa programada con más de 400 kilómetros, que finalmente ha sido recortada por las inclemencias del tiempo, y con una navegación muy complicada.

El británico Sam Sunderland ha sabido aprovechar la ocasión, con un Joan Barreda que apretaba desde el inicio pero que en el WP2 se perdía y con él pilotos como Quintanilla o Metge, para hacer su carrera y convertirse en el más rápido. El de KTM ha ido ascendiendo poco a poco en la clasificación con el paso de los puntos de control y finalmente ha conseguido el mejor crono con una ventaja de más de 7 minutos sobre Paulo Gonçalves.

El piloto de Honda ha salvado los intereses de la marca japonesa en el día de hoy, aguantando el tirón de la Yamaha de Van Beveren y al español Juan Pedrero. El de Sherco hoy ha vuelto a realizar un gran trabajo de navegación y se ha quedado a sólo 9´40″ del más rápido, lo que le permite mantener sus intereses en el top ten. Pero no ha sido el único piloto nacional que ha conseguido meterse entre los más rápidos, Farres aún cuenta con opciones de terminar este Dakar en el podio y hoy se ha hecho con el sexto crono perdiendo 15 minutos con la KTM oficial.

¿Y qué ha pasado con Barreda? Tras la penalización de 1 hora de ayer, por un repostaje ilegal, el de Torreblanca hoy se ha tenido que lanzar a por la remontada e iba por buen camino. Marcando el segundo mejor crono en los primeros puntos de control, entre el segundo y el tercer WP ha tenido un fallo en la navegación y se ha perdido, lo que le ha hecho perder más de media hora y finaliza esta etapa fuera de los 20 primeros. Un error que ha tenido su influencia en Pablo Quintanilla, que le ha seguido al principio y perdió en torno a unos quince minutos. A pesar de esto, el chileno se ha repuesto rápidamente y finaliza la jornada justo por detrás de Farres perdiendo 18´12″ con el más rápido.

Esta situación nos deja un nuevo cambio de líder, el quinto en lo que llevamos de carrera, con el británico Sunderland al frente tras una etapa que se decidió cancelar a partir del WP5. Las lluvias torrenciales han obligado a la organización del rallye ha cancelar la segunda parte del día, que comenzaba tras unos kilómetros de neutralización.

Entre los quads, el holandés Kees Koolen se ha hecho con una etapa que también ha sido recortada para esta categoría. Las características del itinerario, menos veloz y con más importancia en la navegación, ha permitido que el piloto del Barren Racer batir a la armada de Yamaha, que si que ha copado las siete posiciones siguientes.

El argentino Gustavo Gallego se ha quedado en la segunda posición, con una diferencia de 7´ 06″, y del francés Simon Vitse, que ha perdido más de 9 minutos con el holandés. A los tres más rápidos les ha seguido Copetti, Sanabria, Dutrie, Casale, Mazzucco y Hansel cerrando las diez primeras posiciones.