La ASO se ve obligada a cancelar la etapa de mañana, novena etapa del Rally Dakar, para reagrupar a los pilotos y las asistencias.

Este Dakar está pagando muy caro el temporal de lluvias que azota Bolivia y el norte de Argentina y mañana tendremos una nueva prueba de ello. Si la ASO y el equipo de Marc Coma se veían obligados a cancelar la etapa previa al descanso por las lluvias en Bolivia y a recortar la etapa de ayer y hoy por los daños causados por las lluvias, mañana los pilotos tendrán una nueva cancelación debido al alud al norte de Jujuy.

Así comienza el comunicado emitido por el Dakar y que confirma el paso de la caravana del rallye por una ruta alternativa para llegar a Salta:

“A raíz del gigantesco desprendimiento de tierra provocado por las tormentas, la ruta prevista para el enlace hasta el vivac ha sido cortado a unos 40 km al Norte de Jujuy, es decir, a 160 km de Salta”,

“La mayoría de los vehículos, motos, quads, 4×4 y 6×6 de la caravana del Dakar podrán llegar hasta el vivac de Salta utilizando un recorrido alternativo que pasa por San Antonio de los Cobres, incrementando la distancia del enlace en 200 km aproximadamente”.

Pero la parte más importante de este comunicado llega con el anuncio de la cancelación de la novena etapa del Dakar, la que transcurría entre Salta y Chilecito y que estaba prevista para el día 11 de enero. Un movimiento que nos deja sin las exigentes dunas de Belén, que sin duda provocarían grandes cambios en las clasificaciones de la prueba.

“Una parte de los vehículos más importantes no podrán transitar por esta ruta. En consecuencia, la jornada de mañana se dedicará a reagrupar el conjunto de medios de la carrera en Chilecito para poder continuar con la prueba y dar la salida de la 10ª etapa, Chilecito-San Juan”.

“La organización ha puesto a disposición de los medios y recursos sanitarios para reforzar las fuerzas de salvamento locales en la localidad de Volcán, muy afectada por esta catástrofe”.

Dos cancelaciones y raro es el día que el recorrido no sufre cambios, bien sea por neutralizaciones o cambiando la meta de la especial, esta 39ª edición del Dakar está siendo un desastre para la ASO y para Marc Coma, que esperaban que este fuera uno de los dakares más emocionantes en el continente latinoamericano.