Volkswagen sigue trabajando para ver de nuevo a su Polo R WRC luchando por la categoría reina de los rallyes y confirma que en estos momentos no hay conversaciones con Qatar.

El Campeonato del Mundo de Rallyes está a pocos días de dar comienzo con el Rallye de MonteCarlo, prueba en la que veremos debutar a los nuevos WRC y a las dos nuevas marcas del certamen: Citroën y Toyota. Una cita en la que no estarán presentes los Volkswagen Polo R WRC, un modelo del que se ha hablado mucho durante los últimos meses y sobre el que se está trabajando para verlo luchar por el título gracias a la iniciativa privada.

Tras las conversaciones mantenidas entre Qatar, atraídos por el piloto Nasser Al-Attiyah, y la marca alemana y que no llegaron a buen puerto por falta de tiempo, las miradas se han centrado en la temporada 2018. El propio piloto cataría confirmó hace unas semanas que retrasaba su proyecto WRC un año, pero desde Volkswagen apuntan a que en estos momentos no hay negociaciones en proceso. Estas han sido las palabras de Sven Smeets, director deportivo de la marca:

“Les puedo decir y confirmar que ahora no estamos en negociación con Qatar. Esto ayudará a detener los rumores. Estamos hablando con otras personas y hay interés en debutar con el Polo R, pero ahora tenemos que abordar el primer punto (FIA)”.

Con la apuesta catarí fuera de juego, las miradas se han centrado en el ex-piloto de Volkswagen, ahora miembro de Skoda Motorsport para MonteCarlo, Andreas Mikkelsen. El noruego, tras no conseguir un hueco en los equipos del WRC, confirmó a la prensa de su país que se encontraba trabajando para participar en alguna prueba del mundial con el Polo R y que Suecia podría ser una de ella, aunque finalmente no estará presente en esta cita. Ante esta situación, Volkswagen apunta a que la participación con su WRC no será posible ni en Suecia, como ya hemos podido ver en la lista de inscritos, ni en México; lo que dejaría Córcega como la primera oportunidad para ver al Polo R en acción. Aunque para ello sería necesario que la FIA permitiera completar la homologación del coche, que ya se tenía que haber completado con la participación en MonteCarlo, y que las cuatro marcas del WRC ya inscritas dieran el visto bueno a este movimiento. Estas han sido las palabras de Smeets:

“Lo que estamos hablando acerca de la FIA es una renuncia excepcional para la homologación. Este tipo de cosas no se ha hecho antes, así que está claro que necesitaríamos algo excepcional para que sea posible el uso del coche. Lo más importante para mí es que tenemos el coche a través de este proceso extraordinario.”

Veremos que ocurre con Volkswagen y con su Polo R WRC, un modelo que terminó su fase de desarrollo en el mes de diciembre con los test de Gronholm en Suecia y que espera una oportunidad para demostrar que es tan competitivo como su antecesor. Por el momento Andreas Mikkelsen parece el mejor posicionado para hacer debutar al modelo alemán.