Chile ya piensa en la próxima edición de Rally Dakar, donde esperan estar presentes e incluso miembros del Senado hablan sobre ello en los medios de comunicación.

Con la llegada del Rally Dakar al continente sudamericano, Chile ha sido un pilar fundamental en el desarrollo de la prueba. Durante 7 ediciones, desde 2009 hasta 2015, la prueba transcurrió por sus tierras y por parajes tan asombros y duros como el Desierto de Atacama. Pero tras la edición de 2015, Chile decidió que su etapa en el Dakar había llegado a su fin y reforzaba su decisión alegando que los recursos destinados a este evento irían destinados a zonas afectadas por catástrofes naturales. Pero tras dos años sin Chile en el itinerario del Dakar, ha quedado bastante demostrado que la ASO necesita llegar a un acuerdo con este país para devolver parte de ese picante a la prueba. Y este deseo no sólo viene de una parte, ya que gran parte de la afición chilena, impulsada por las participaciones de pilotos como Pablo Quintanilla o Ignacio Casale, reclaman a su país que lleven de nuevo a los participantes de la prueba dentro de sus fronteras.

Empezamos por el lado de la organización. La ASO ha confiado en Marc Coma, ex-piloto español y 5 veces campeón del Dakar, para devolver la esencia a una prueba que cada vez se parecía más a una prueba del Mundial de Rallyes. Coma apostó por la navegación y las limitaciones del GPS para llevar a cabo su objetivo, y de no haber sido por las inclemencias del tiempo lo habría conseguido. Pero la ASO ha estado trabajando paralelamente en el futuro de la prueba y Etienne Lavigne, director del Rally Dakar, ya tiene un gran proyecto entre sus manos: El Dakar del Pacífico. Así explicaba este proyecto hace unos días:

 

“Mi sueño es organizar algún día, si tengo la suerte de poder hacerlo, un recorrido que recorriese el continente de sur a norte. Lo tenemos casi listo sobre el papel. Lo imagino, es mi deseo íntimo. Es un recorrido increíble y fantástico. Sería algo muy grande. El Dakar no es solamente un evento deportivo, sino también social y cultural en cada país”.

Si la organización tiene la voluntad de volver a Chile, la pelota está en el tejado del país latinoamericano. Y lo cierto es que las intenciones son positivas y ya no es cosa de los aficionados, miembros de la política chilena quieren apostar por este proyecto. Así lo ha confirmado Don Baldo Prokurica, Senador de la República de Chile, a La Dakariana En Vivo, única radio que está retransmitiendo el Dakar en directo:

“Todos han visto lo que ha sido el desempeño del Dakar sin Chile, los mismos corredores y los organizadores echan mucho de menos el paso por Chile, las dunas… Además de eso yo creo que las regiones por las que pasa el Dakar lo echan mucho de menos porque la ocupación de los servicios siempre tienen una buena alternativas durante esos días”.

Prokurica trabaja junto a pilotos, aficionados y organizadores para hacer posible que Chile esté presente en la próxima edición del Dakar. Una idea que busca el apoyo del Gobierno, quien tendría que aportar unos 5 millones de dólares para que la ASO acepte la entrada de la prueba en el país. Unos gastos que la República de Chile cifra en tres más debido a la necesidad de desplegar medios humanos. Pero, ¿es rentable?. El Senador tiene claro que el regreso del Dakar a Chile sería una gran noticia para el país, quien podría llegar a duplicar la inversión en forma de ingresos, gracias a los servicios en pequeñas y medianas empresas. Estas han sido sus palabras:

“Es un esfuerzo que hemos hecho de forma permanente con varios de los participantes y gente a la que le gusta el Dakar. Hemos solicitado una entrevista con el ministro de Deportes, aunque esta semana no nos ha podido recibir, y lo espero que la próxima semana con la finalidad de presentarle la importancia que tiene para regiones como Atacama, y otras por las que pasa el Dakar. Se trata de una inyección de recursos. Hay algunos recursos que pone el Estado pero que se ven retribuidos casi en el doble, en algunos casos, por los competidores y por la organización. Y lo más importantes de todo es que esos recursos no van al fisco (la fiscalía), sino que van a las pymes y organizaciones que dan servicios a los profesiones”.

“Como el fútbol, es un deporte masivo y que convoca mucha gente. Ademas genera recursos a través de las distintas áreas. Uno de los objetivos que tiene el Estado es distribuir el ingreso, y no hay mejor redistribución del ingreso que los eventos  de este tipo”.

Veremos como evoluciona este proyecto de futuro para el Rally Dakar, quien podría estar más cerca de regresar al Desierto de Atacama o la Cordillera de los Andes. Desde aquí queremos dar las gracias a Erick Durán, director de La Dakariana, que nos ha hecho llegar estas declaraciones de Don Baldo Prokurica.