El líder de Iveco en el Dakar carga contra Bolivia y afirma que no acudirá a la prueba si el recorrido vuelve a pasar por el país latinoamericano.

La 39ª edición del Rally Dakar está llegando a su fin y tanto organizadores como pilotos ya piensan en el año 2018 y en el futuro de la prueba. Un futuro del que ha hablado Gerard De Rooy, líder de la participación de Iveco en la prueba en la categoría de camiones, y se ha mostrado muy molesto por los problemas que ha causado la entrada del Dakar en Bolivia, no por la orografía sino por su meteorología.

Durante este Dakar hemos visto como la ASO y el equipo de Marc Coma se han visto obligados a recortar varias etapas y a cancelar dos por las inclemencias del tiempo. Unos problemas que han empañado el gran papel que había hecho el cinco veces ganador del Dakar y ahora encargado de organizar la prueba de raid. Y entre esas cancelaciones se han encontrado la novena etapa, la que sería la jornada reina del Dakar con las dunas de Belén y para la que De Rooy tenía pensado centrar su ataque. Así lo ha confirmado al medio Motorsport:

“Mi copiloto, Moisés, había estudiado mucho esa etapa (Salta-Chilecito), que entre otras cosas fue uno de mis favoritos porque es aquella en la que el año pasado lanzamos nuestro ataque que era entonces esencial para la victoria final”.

Esta cancelación ha provocado el enfado del piloto holandés, que ha llegado a afirmar que si en 2018 el recorrido de la prueba pasa por Bolivia él no acudirá a la prueba latinoamericana. Duras palabras en las que hacen tambalear el futuro de la categoría de camiones ya que De Rooy, a través de la estructura que heredó de su padre, pone año tras año 4 camiones en competición y es uno de los favoritos para frenar el ciclón de Kamaz.

“Bolivia es muy bonito, me gustó mucho en términos de paisaje y su gente, pero si la ASO anuncia que vuelve a Bolivia el año que viene creo que va a tener un montón de problemas. ¡Si vuelve a Bolivia en 2018, no habrá problemas!”

Veremos que decisiones toma la ASO para la próxima edición del Dakar, en la que ya se habla de la posibilidad de que la prueba vuelva a pasar por Chile y se incorporen nuevos países para la creación del Dakar del Pacífico que tanto desea Etienne Lavigne.