Ross Brawn, responsable deportivo de la Fórmula 1 con Liberty Media, ha hablado de los cambios en la competición y los privilegios del equipo Ferrari, que podrían no renovarse.

Liberty Media ya se ha hecho con el control de la Fórmula 1 gracias al desembolso de unos 8.000 millones de dólares, ¿y ahora qué?. Los nuevos dueños han tardado poco en dejar su sello y a la decisión de Bernie Ecclestone al frente de la categoría se ha sumado la llegada de Chase Carey, como nuevo CEO  de la Fórmula 1; Ross Brawn, como director deportivo; y Sean Bratches, quien se encargará de la parte comercial. Tres hombres que ahora mismo se encuentran en el foco de la actualidad y uno de ellos ha dejado interesantes declaraciones sobre el futuro de esta categoría.

Ross Brawn, ex-miembro de equipos como Lotus, Williams, Lola, Ferrari o Mercedes, tiene por delante un duro reto, como es el de conseguir que la Fórmula 1 sea un deporte más disputado y en igualdad de condiciones para todos los participantes. Pero el ya miembro de Liberty Media aún no puede comenzar con sus cambios y tendrá que esperar hasta el año 2020, tal y como ha reconocido a la Gazzetta dello Sport:

“No vamos a actuar inmediatamente, podría ser contraproducente. Los contratos son hasta 2020, pero empezaremos pronto a negociar. Mi rol será operativo, en el sentido de que me voy a ocupar de lo cotidiano, en pista y fuera. Por ejemplo, que a nivel televisivo todo funcione perfectamente. Pero nadie sustituirá a Ecclestone, nosotros somos tres. También porque… otro Bernie no existe”.

Aunque estos contratos limitan su labor en la Fórmula 1, Brawn quiere entrar en contacto con la Fórmula 1 cuanto antes y estará al cargo de los test de pretemporada en España, en el Circuito de Montmeló. Unas pruebas en las que estará presente uno de sus ex-equipos y uno de los máximos aspirantes a destronar a Mercedes en 2017, la Scuderia Ferrari. Un equipo por el que el medio italiano le ha preguntado, pero no por sus posibilidades en el campeonato si no por los privilegios económicos con los que cuenta. Esta fue su respuesta:

“Primeramente, existen contrato en vigor hasta 2020, cuando expira el Acuerdo de la Concordia. Hasta entonces todo se mantendrá sin cambios. Pero está claro que pronto vamos a iniciar negociaciones para el futuro, hay que buscar un compromiso para que la competición siga siendo atractiva para los grandes fabricantes, pero que las reglas hagan que la Fórmula 1 sea también sostenible para los equipos privados, que sigan siendo esenciales”.

No debemos olvidar que Ferrari es el único equipo que recibe un bono extra por parte de la FOM por el hecho de ser el único que equipo que se ha mantenido en la Fórmula 1 desde la creación de la misma. Un bono que ronda los 90 millones de euros y que en 2016 supuso sólo 9 millones menos que el presupuesto total del equipo Manor, lo que le deja una clara ventaja frente al resto de participantes.

Veremos si finalmente la Formula One Group se mantiene firme en sus promesas y realiza un reparto más equitativo en las próximos años, o si la presión de una posible salida de Ferrari pesan más que los ideales de Liberty Media y sus dirigentes.