Andreas Mikkelsen sigue trabajando para regresar al Mundial de Rallyes con el Volkswagen Polo R de 2017, su objetivo es disputar tres pruebas.

Los fabricantes del Campeonato del Mundo de Rallyes han dado la espalda a la posibilidad de que Volkswagen vuelva a estar presente en el certamen con una iniciativa privada, y en especial el equipo Hyundai Motorsport. Pero esta negativa no frena los planes del Andreas Mikkelsen, que continúa trabajando para volver a pilotar el Polo R, con especificaciones de 2017, en tres citas del calendario.

Mikkelsen ha sido el mayor perjudicado de la salida de Volkswagen del WRC, quedándose sin un asiento en la categoría reina mientras que Ogier y Latavla han encontrado una nueva casa en M-Sport y Toyota respectivamente. Este contratiempo le está obligando a buscarse un hueco por sus propios medios y el noruego está apostando todas sus cartas al regreso del Polo R a través de una iniciativa privada. Estas fueron sus palabras al medio Motorsport News:

“Quiero el Polo, es el único coche que sé pilotar – he hecho tantas test con él, es realmente muy especial”.

Pero las negociaciones del equipo directivo de Mikkelsen con Volkswagen, confirmadas a través de la web oficial del WRC, están siendo frenadas por las cuatro marcas presentes en el certamen. Mientras que Toyota y M-Sport no parecen preocupados por un posible regreso del modelo alemán; Citroën ha pedido más datos para poder dar el sí y Hyundai directamente se ha negado a dar su brazo a torcer, argumentando su decisión en el reglamento por el que se han regido las homologaciones de los i20 Coupé, Fiesta, Yaris y C3.

Una negativa que Mikkelsen confía en que finalmente se desbloquee y ya habla de un programa parcial en este 2017. El ex-piloto de Volkswagen confía en poder realizar tres pruebas, siendo Portugal y Polonia dos de ellas, para mantenerse en forma de cara al 2018, temporada en la que espera formar parte de un equipo oficial.

“Tengo que buscar patrocinadores para correr, tratamos de hacer Portugal y después Polonia. Quiero competir en tres pruebas y volver a un equipo oficial para la próxima temporada. Todo el mundo está trabajando duro, Volkswagen está haciendo todo lo posible”.

Veremos que ocurre con la temporada de Andreas Mikkelsen, la cual es un tanto incierta. Sus planes deportivos, de cumplirse, serían la mejor opción para mantenerse en activo ya que podría disputar las seis pruebas del WRC 2 con el Skoda Motorsport, donde es el gran favorito, y complementarlas con inclusiones en la categoría principal con el Polo R WRC. Pero, ¿cómo piensa convencer a los equipos? Lo cierto es que ver al noruego sin un asiento oficial en 2017 es una verdadera lástima porque daría mucha guerra en la lucha por las victorias y por el título final, tal y como demostró en 2016.