La FIA ha anunciado que no va a permitir competir al Volkswagen Polo R WRC 2017 en el Mundial de Rallyes, negándoles la homologación extraordinaria. Se acabó el culebrón. 

Una semana después de hacerse pública una tercera opción para ver competir al Volkswagen Polo R WRC en el Mundial de Rallyes, con el intento de Martin Prokop de hacerse con unas unidades y con los servicios de Ogier, la FIA ha decidido dar carpetazo al tema y ha confirmado que el modelo alemán no será homologado.

La negativa de parte de los equipos en la reunión entre la Federación y las cuatro marcas, que tuvo lugar en MonteCarlo, ha sido la puntilla para el nuevo Polo. Citroën y Hyundai fueron los dos equipos que más pegas pusieron a la posible entrada del modelo, estando en su derecho de hacerlo ya que ellos sí que habían cumplido con todos los trámites en el tiempo que había que hacerlo. Es por ello que la Federación Internacional de Automovilismo ha confirmado que finalmente la creación de Volkswagen no podrá tomar parte del Campeonato del Mundo de Rallyes en esta temporada 2017.

Una decisión que lastra así los planes comerciales de la marca, pero la aceptan. El director de Volkswagen Motorsport, Sven Smeets, ha realizado unas declaraciones al medio Autosport en las que confirma la noticia y se lamenta por las formaciones privadas que se habían interesado por el coche y su alquiler:

“Después de las peticiones de los clientes, pedimos a la FIA una exención de la homologación para el Volkswagen Polo WRC 2017, con el objetivo de alquilarlo a equipos y pilotos privados. Ahora resulta que esto no es posible bajo el actual reglamento del Mundial. Aceptamos totalmente esta decisión, pero al mismo tiempo la lamentamos por los intereses de nuestros clientes”.

A quien sin duda no le agradará esta noticia es al piloto noruego Andreas Mikkelsen. El ex-piloto de Volkswagen ha manifestado en múltiples ocasiones que se encontraba trabajando para, al menos, estar presente en tres citas del campeonato con el Polo R WRC de 2017. Pero tras la confirmación de la FIA tendrá que volver a plantear su programa deportivo, que podría estar encaminado a completar la temporada en WRC 2 con el equipo Skoda Motorsport o incluso intentar competir por el Trofeo WRC, quizás hasta cons u antiguo Volkswagen Polo R WRC de 2016.

Ahora la marca tendrá que esperar para ver si la posición de los equipos cambia de cara a la próxima temporada para por fin homologar su coche. Nasser Al-Attiyah es el primer interesado en que la situación se desbloqueé ya que sus planes de futuro pasan por montar una estructura privada, apoyada por Qatar, y luchar por el título en WRC.