La FIA y las principales marcas involucradas en el Rally Dakar han llegado a un acuerdo para que en 2019 los coches sean 4×4 y propulsados por gasolina. ¿Será el fin de Peugeot?

Después de meses de rumores sobre el futuro del Cross Country y el Rally Dakar, la FIA ha llegado a un acuerdo con las principales marcas involucradas y a partir de 2019 se aplicará el Campeonato del Mundo FIA, con vehículos de tracción total, motores de gasolina y buggies de un único motor.

Gran acuerdo el que han alcanzado Peugeot, X-Raid Mini y Toyota Overdrive para el futuro del Rally Dakar. Las tres marcas han llamado a la puerta de la FIA con el objetivo de aprobar un nuevo reglamento, que se plantea como la mejor solución para igualar las fuerzas entre los aspirantes a la victoria. A partir de 2019 las marcas sólo podrán participar con vehículos 4×4 y propulsados por gasolina, como el Toyota Hilux de 2017, y si quieren contar con unidades tipo buggie todos deberán equipar el mismo motor. Así lo ha confirmado Marc Fortín, mánager del equipo Toyota:

“Serán coches 4×4 con motores de gasolina. Todos nos hemos puesto de acuerdo y la FIA, por suerte, se ha mostrado contenta de que hayamos podido tomar una decisión que nos haya contentado a todos. Por tanto, nos ha dado su bendición”.

Una decisión que cuenta con un interrogante importante: ¿por qué lo ha aceptado Peugeot? La marca francesa está siendo la gran dominadora en el Dakar gracias al 2008 DKR y el 3008 DKR, dos modelos que parten de sus modelos de calle pero que cuentan con motores diesel y tracción en el eje posterior. Es por ello que no sería descabellado que Peugeot cierre esta etapa en el Dakar en 2018, poniendo fin a cuatro años plagados de éxitos. Pero no es el único que sorprende ya que Toyota ha estado trabajando en 2016 en un nuevo Hilux, estilo buggie, y ahora todo ese trabajo estará perdido.

El nueve de marzo los equipos volverán a reunirse con la FIA para dar el sí definitivo a este proyecto, donde sabremos si finalmente hay alguna modificación más.