La parrilla de la temporada 2017/2018 será la menos renovada de la historia, con un solo debutante entre sus filas.

La temporada está a punto de comenzar y las escuderías ya han elegido a los pilotos que defenderán sus colores durante el resto del año.  Pero esta campaña tendrá una peculiaridad, será la menos renovada de su historia, contando con Lance Stroll como único debutante. Esto supone un mínimo histórico, sustituyéndose tan solo el 5% de la parrilla, frente a las cinco caras nuevas (22.7%) de las cuatro últimas campañas o incluso las seis (23,1%) de la 2007/2008.

Existen diversos motivos por los cuales este año las puertas de la Formula 1 están más cerradas que nunca, destacando la desaparición de equipos como HRT, Lotus F1 Team, y más recientemente Manor, los cuales eran una cuna para futuros debutantes. Además, el poco movimiento de los pilotos actuales no ayuda. Contando con la vuelta de Felipe Massa a Williams, y que Sotffel Vandoorne, sustituto de Button, realizó su debut oficial en el Gran Premio de Bahréin la pasada campaña, la retirada del vigente campeón es la única vacante que puede ser ocupada por un roockie.

Por otro lado, las previsiones sobre los nuevos monoplazas auguran una de las temporadas más técnicas y duras para los pilotos, cobrando todavía más importancia si cabe la experiencia y la destreza a los mandos, así como una preparación física inmejorable. Esto, sumado a la incertidumbre que genera siempre un gran cambio en el reglamento, ha dado como resultado un comportamiento más que conservador por parte de las escuderías a la hora de elegir su plantel.

Para acabar, los aspectos económicos tampoco favorecen a las jóvenes promesas. La Fórmula 1 es una categoría de costes elevados, por lo que muchos equipos cuentan en sus presupuestos con los pilotos como una fuente de ingresos más, obligando a muchos de ellos a buscar avales o grandes patrocinadores para poder acompañar sus éxitos deportivos, lo cual no siempre es posible.

Con todo ello, el piloto canadiense de Williams, con tan solo 18 añitos, va a gozar del particular honor de tener que defender sus cualidades ante una parrilla llena de pilotos experimentados y curtidos dentro de la categoría; todo ello a los mandos de uno de los coches más rápidos y físicos que se recuerdan. No va a ser tarea fácil.