Roberto Méndez, dueño de RMC Motorsport, fue el encargado de ponerse a los mandos del Evo X Campeón de España de 2016 este fin de semana en Cacabelos, como coche cero.

Después de 91 días, que son los que han trascurrido desde el cierre del Nacional de Asfalto en Madrid hasta la apertura del regional de Castilla y León en Cacabelo, el Mitsubishi Evo X pilotado por Cristian García en 2016 ha vuelto a la competición. El modelo japonés ha abierto el II Rallysprint de La Mencía cumpliendo las funciones de coche cero y con Roberto Méndez a los mandos.

El patrón del RMC Motorsport, acompañado por Cristina Corredera a las notas, ha repetido participación en esta prueba como uno de los coches de seguridad. De hecho podríamos hablar de que es una de las pruebas de casa, ya que poco más de 70 kilómetros distan su taller de Caboalles de la sede de este rallysprint. Mendéz no ha optado por el Peugeot 208 Maxi Rally, con el que estuvo presente en la pasada edición, sino que ha decidido probar el comportamiento de este potente Mitsubishi con los cambios que sus mecánicos han realizado para que cumpla la normativa R4 de la RFEdA. Y lo cierto es que ha ido realmente rápido.

Este Mitsubishi continúa a la espera de que algún patrocinador apoye la temporada de Cristian García en el Campeonato de España de Rallyes de Asfalto, donde Alberto Monarri ya no estará con un Evo X sino con un Swift Sport N3. García ya declaró a finales del mes de enero que sus esfuerzos de están centrando en el Nacional de Tierra con el nuevo Mirage R4 de RMC Motorsport, pero que si alguien decide apostar por él también disputará el certamen de asfalto.

Estamos a cuatro semanas del Rallye de Sierra Morena, prueba que abrirá el CERA esta temporada, y el coche está preparado y a punto para la competición. Ahora la pelota está en el tejado de las empresas, que no deben dejar de lado a un talento como Cristian García en el mundo de los rallyes.