Dentro de una semana comienzan los test de pretemporada de Fórmula 1 y los equipos ya empiezan a desvelar sus monturas para un año de muchos cambios como el que nos espera. Sauber ha sido la segunda escudería en dar a conocer su coche: el C36, totalmente diferente a su predecesor y un coche con el que esperan aspirar a logros mayores que en su pasado más reciente.

Sauber C36 F1 2017

Sauber C36, el coche de Sauber para 2017

El primer y más llamativo cambio llega por parte de la decoración, en la que desaparece el amarillo tras la salida del equipo de Felipe Nasr con el patrocinio de Banco Do Brasil. Junto al azul, el blanco cobra una mayor importancia, con detalles dorados en los planos del alerón delantero, retrovisores y perfil del chasis. Los 25 años de la escudería en Fórmula 1 bien merecían una celebración de esta forma, con una decoración diferente.

Pero no sólo cambia el aspecto decorativo, también la fisionomía del monoplaza, con un alerón delantero que ya no finaliza de forma plana, sino que es curvo. La parte del morro es más ancha y las tomas de aire de los pontones son más estilizadas, mientras que en el C35 tenían unas formas más redondeadas.

Comparativa Sauber C35 y C36 - Sauber C36

A la izquierda el C36 de 2017, a la derecha el C35 de 2016

Un poco más atrás, la zona de la chimenea también cambia su forma, siendo ésta más grande y con un apéndice en la parte central. Antes de llegar a un alerón trasero más bajo y ancho, el C36 cuenta con una aleta de tiburón que no es nada nueva en este mundo, pues ya estuvo presente en la temporada 2008. Ahora sólo queda que el coche sea más competitivo que el año pasado, y para ello contarán con la inversión de Longbow Finance, que se hizo con el control del equipo cuando agonizaba.

El director técnico de la escudería de Hinwil, Jörg Zander, explica los cambios en la forma del monoplaza: “Hemos puesto un mayor énfasis en la estabilidad aerodinámica en lugar de maximizar la carga”. El hecho de llevar equipado un motor Ferrari de 2016 no les supone un problema, incluso Zander lo considera una ventaja: “Ser capaz de empezar temprano y definir el entorno del motor era una ventaja porque el equipo estaba familiarizado con el motor y la transmisión, así como los requisitos de enfriamiento que el motor implicaba”.

Marcus Ericsson y Pascal Wehrlein serán los encargados de pilotar el C36 durante esta temporada, aunque el alemán no estará presente en la primera semana de test, tras el accidente sufrido en la Race of Champions. Su sustituto será, probablemente, Antonio Giovinazzi.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.