Tras la llegada de MAPFRE como nuevo patrocinador del equipo Renault ha dado lugar a un sinfín de rumores y la llegada de Carlos Sainz a la marca del rombo en 2018 ha sido el que ha cobrado más fuerza.

 

La afición española reclama ya un nuevo campeón en la Fórmula 1 y cualquier movimiento que pueda acercar a Carlos Sainz, actualmente el mejor posicionado para relevar a Fernando Alonso, es motivo de comentarios. Y como no podía ser de otra forma, la llegada de la aseguradora MAPFRE a Renault F1 Team en este 2017 ha desatado a las redes sociales, que ya apuntan al fichaje del madrileño de cara a 2018 si Red Bull mantiene su alineación actual.

Las habladurías que vinculan a Sainz con la casa francesa no son nuevas y ya en 2017 rechazó un puesto en el equipo para seguir creciendo con Toro Rosso, apurando así sus opciones para optar a un asiento en Red Bull Racing si finalmente Ricciardo o Verstappen abandonan la estructura austriaca. Pero si no ocurre nada raro, la dupla austro-holandesa se mantendrá y Carlos tendrá que buscar un nuevo objetivo de cara a la próxima temporada si quiere seguir creciendo, además Pierre Gasly pide pista por detrás y Helmut Marko no está dispuesto a perder ese gran talento. Una situación que vincula aún más al madrileño con Renault, quien no ha querido blindar a Palmer y que mantiene grandes lazos con España. Y no debemos olvidar que el objetivo de Renault es vender coches y en nuestro país tienen un mercado muy importante, contando con dos plantas en Valladolid y Palencia y una de Nissan en Ávila, y en 2016 se convirtió en la marca más vendida por delante de Opel y Volkswagen con más de 90.500 unidades matriculadas.

Y por si todo esto fuera poco, ahora llega MAPFRE. La aseguradora española toma el relevo del Banco Santander y se convierte en una gran patrocinador dentro de la Fórmula 1, a la espera del lugar que ocupa en el nuevo RS17 que desvelarán en el día de hoy. Pero además, y según informa Cristobal Rosaleny, esta empresa se ha involucrado con el equipo Renault incluyendo una cláusula muy importante en el contrato: en 2018 tendrán un piloto español. Un acuerdo muy similar al que firmaron la Scuderia y la empresa de Emilio Botín, que vincularon sus marcas con la llegada de Fernando Alonso al equipo.

En este 2017 Caros Sainz se enfrentará a su tercera temporada dentro del equipo Toro Rosso, un año decisivo para él. Tras la juventud del 2015 y los cambios dentro del equipo en 2016, este año tendrá que demostrar que es un auténtico líder y que podría llevar a Red Bull, o a Renault, de nuevo a lo más alto si quiere seguir dando pasos hacia adelante en la Fórmula 1. ¿Volverán a sonar el himno español y el francés en la categoría reina?