McLaren-Honda ha presentado su nuevo monoplaza para la temporada 2017, el MCL32. La nueva montura de Fernando Alonso es todo un prodigio aerodinámico, con una nueva decoración y luchará por poner al equipo inglés en lo más alto. 

Han sido muchos los rumores sobre el nuevo McLaren-Honda, durante los últimos meses los cambios en el equipo hacían presaguiar grandes cambios en el nuevo monoplaza, incluso hemos visto como muchas empresas han jugado con la que podría ser su decoración. Pero ya lo tenemos aquí y el retorno del naranja a su carrocería ya es oficial. McLaren ha echado el resto en esta presentación, que ha tenido su presentación principal en el Centro Tecnológico de Woking. Y decimos principal porque simultáneamente el coche ha sido presentado al otro lado del mundo, en un evento que ha tenido lugar en Tokio con sus socios de Honda.

Comenzamos este repaso por su decoración, quizás el punto más polémico de este nuevo MCL32. Los ingleses han vuelto a sus orígenes y la tonalidad naranja predomina en el monoplaza, como ya hizo en los inicios del equipo. Pero el negro también toma un gran protagonismo en la parte baja del frontal y en la zona trasera, especialmente en la aleta de tiburón y la zona de los escapes. Por último, los logos han sido pintado en blanco y en la zona de los pontones nos encontramos con una franja, quizás esperando a la llegada de un patrocinador principal. Además se han presentado los nuevos monos de los pilotos, siguiendo la línea de la pasada temporada con el blanco predominando, Chandon como principal protagonista en el torso y pequeñas líneas naranjas en los brazos.

En lo que ha patrocinadores se refiere, Chandon lleva el papel principal. La marca de bebida se sitúa en el alerón trasero y el frontal; mientras que Honda protagoniza la aleta de tiburón. Finalmente Johnnie Walkner se mantiene en el monoplaza, colocando sus emblemas en la parte baja del coche, CNN toma la parte alta de la chimenea y Castrol, empresa de BP, se coloca tímidamente en la cubierta del motor.

Hablamos de aerodinámica y estamos seguros de que este modelo sufrirá cambios para los test de la semana que viene, básicamente porque el MCL32 que hoy hemos visto ni siquiera tiene difusor trasero. En el frontal destaca el alargado soporte del morro, tal y como ha hecho Renault con el R.S.17 y las tres branquias a ambos lados. En la parte central vemos como los pontones cuentan con un espacio muy pequeño para la refrigeración y unos direccionadores del aire muy diferentes a lo que hemos visto hasta el momento. Mientras que en la parte trasera encontramos una gran aleta de tiburón, una cubierta del motor muy fluida y unos paneles del alerón trasero muy sorprendentes por con la extensión de las aletas antes de la curvatura.

El coche está preparado y los pilotos ya han manifestado las ganas que tienen que subirse a él y exprimirlo al máximo. Ahora sólo nos queda ver hasta donde puede llegar este Mclaren y si será, de una vez por todas, el gran renacer del equipo de Woking junto a Honda.