Tras dos días de actividad en Cataluña el equipo McLaren-Honda está sufriendo grandes problemas con su propulsor, debido al cambio en la geometría del motor.

Llevábamos semanas esperando para poder ver a los nuevos monoplazas de la Fórmula 1 en acción, pero el resultado para los intereses de Fernando Alonso ha sido la gran decepción para la afición española. El nuevo McLaren MCL32 está teniendo serios problemas con el nuevo motor Honda, que no logra rodar con soltura y en las dos primeras jornadas, primero con el asturiano al volante y ayer con Vandoorne, ni siquiera ha podido alcanzar las 100 vueltas. Pero, ¿a qué se debe esto?

Antes de que el nuevo McLaren fuera presentado, desde Honda ya advirtieron que estaban tomando riesgos en la nueva elaboración del motor. Una necesidad si querían dar un puñetazo encima de la mesa y recuperar el exitoso pasado de la alianza anglo-nipona, pero les ha salido rana. Honda decidió para este 2017 cambiar la geometría de su motor V6 desplazando el compresor del turbo a la parte delantera, justo donde se encontraba el deposito del aceite. Un cambio que les ha obligado a rediseñar este recipiente, haciéndolo también más pequeño.

El problema que este depósito cuenta con unas dimensiones menores y las fuerzas G, en ciertos momentos, no permiten que el lubricante circule. El punto más crítico con las curva largas, como la curva 3 de Montmeló, o los puntos de fuerte frenada, como el final de la recta de meta, donde el aceite se mueve y el conducto que debería llevarlo a los componentes no puede succionarlo. Y esta falta de lubricación en los componentes mecánicos puede provocar la rotura de partes como el turbo o el motor.

 

McLaren ya conoce este problema desde la jornada del domingo y han intentado remediarlo. El filming day de finales de la pasada temporada les puso en alerta de la situación y durante la noche del domingo al lunes rediseñaron el deposito de aceite. Pero este cambio no fue suficiente y el lunes Fernando Alonso apenas tuvo que rodar, lo que volvió a llevar a los ingenieros de McLaren y Honda a la mesa de diseño para realizar un nuevo cambio de cara a la jornada del martes. Y de nuevo no funcionó, rompiendo el motor empleado por Stoffel Vandoorne.

Esta situación es muy preocupante para el equipo, que apenas está pudiendo rodar en los primeros test de pretemporada. Pero además ayer terminó el plazo para que las cuatro marcas enviaran sus diseño a la FIA para que las cuatro especificaciones de motor consigan la homologación.