alonso mclaren

Que la primera semana de entrenamientos de la temporada ha sido un fracaso para McLaren no se puede ocultar de ninguna forma, y los de Woking lo saben bien. Los ingleses empiezan a hacerse a la idea de que la temporada 2017 será una temporada muy complicada para ellos, posiblemente similar a la del 2015, en su primer año con Honda.

Eric Boullier, el director deportivo de la escudería, ha declarado su malestar ante esta situación: “Este no es el nivel que queríamos mostrar en absoluto. No corremos lo suficiente, pero de todas formas hemos hecho buenos kilómetros. Poco a poco hemos ido pudiendo trabajar en el monoplaza y comprender como funcionar para mejorar distintas áreas del mismo”.

Boullier ha admitido de alguna forma velada que la primera fase de la temporada será complicadísima para ellos: “No podemos compensar el tiempo perdido. Cuando el tiempo se pierde, se pierde. Ahora tenemos que ponernos al día y hacer las pruebas que teníamos que hacer”. Además ha afirmado que algunos viernes de la temporada serán días de pruebas para ellos, con el consiguiente impacto en las carreras que tendrían que preparar esos días: “Algunos viernes durante la temporada los usaremos como sesiones de prueba, para compensar lo que hemos perdido aquí”.

No todos son malas noticias, ya que el director deportivo ha afirmado que el chasis si ha estado a la altura, vertiendo todas las responsabilidades del fracaso sobre Honda y su motor. Habrá que ver como avanza la temporada para McLaren y para Honda, ya que un nuevo fracaso tan rotundo podría provocar muchas decisiones de hondo calado en la Fórmula 1. Entre ellas, podría estar el adiós de Fernando Alonso.