Eric Boullier ha confirmado que el equipo McLaren está trabajando con un monoplaza de prueba, y que en Australia veremos un MCL32 muy diferente.

A cualquiera que haya seguido la primera semana de test y que le pregunten por el equipo McLaren Honda, seguro que tiene más palabras negativas que positivas. Pero para salvar el orgullo del equipo inglés ha salido Eric Boullier, quien ha afirmado que el MCL32 de Australia no tendrá nada que ver con el que estamos viendo en los test de Barcelona.

Fallos con la nueva geometría del motor y con el sistema eléctrico han traído muchos dolores de cabeza a los de Woking, que tan sólo han conseguido completar 208 vueltas al circuito catalán, siendo el segundo equipo que menos kilómetros ha hecho en lo que llevamos de pretemporada. Pero hace un día veíamos como Fernando Alonso, en uno de sus habituales directos en Instagram, hablaba de que el MCL32 será muy distinto en el Gran Premio de Australia. Un teoría que hoy ha confirmado el propio directo técnico del equipo, Eric Boullier, al medio Motorsport.com. Estas han sido sus declaraciones:

“Se trata de una versión de prueba aquí, así que para nosotros, somos uno de los pocos equipos en el paddock que llegarán a Australia, yo no diría que con un coche B, pero con un coche muy cambiado”.

De ser cierto, esto abriría al mismo tiempo un halo de esperanza y decepción. Por un lado porque aún habría esperanzas de ver a un McLaren en disposición de luchar por las posiciones de arriba junto a Mercedes, Ferrari y Red Bull. Mientras que por otro lado deja un mar de dudas, puesto que estamos en un año de grandes cambios, donde es muy importante probar y si el coche definitivo no va estar listo hasta el GP de Australia, sólo tendrán 4 horas y media de prueba antes de la clasificación.

Y a pesar de los malos resultados de la primera semana, donde vimos como el nuevo MCL32 no es de los más rápidos ni mucho menos de los más fiables, el equipo está contento con los cuatro días de pruebas. Boullier cree que los objetivos del equipo se están cumpliendo y confía en Honda para completar el trabajo hecho en la fábrica de Woking:

“Por ahora, están bastante satisfechos. No necesariamente en términos de potencia, sino que en términos de equilibrio, el comportamiento del coche, la reacción. Los que nos fijamos en McLaren, casi todos los hemos logrado. Después los objetivos deportivos serán diferentes. Habrá que esperar a Honda, si tenemos en cuenta lo visto esta semana, con un poco más de rodaje, se dirá”.

¿Será un bulo o una realidad? Lo cierto es que la imagen del equipo inglés ha quedado muy dañada en estos primeros test, donde se esperaba mucho de ellos pero que han sido un fallo tras otros. Desde McLaren se muestran muy optimistas y tendremos que esperar a que caiga la bandera en Melbourne para ver donde está cada uno, pero por el momento las quinielas van en su contra.