La noticia saltó ayer desde los medios ingleses, la situación es pésima y la tensión en aumento tras lo visto en los test. Desde el principio, queremos dejar claro que es, por ahora un rumor sin confirmar pero, llegado el momento ¿Qué decisión será la que tome el equipo de Woking?

McLaren-Honda no vive una situación cómoda, desde Inglaterra apuntan a Honda directamente como los máximos responsables de la situación que vive el equipo. Los test han sido bastante desastrosos, sin una simulación de carrera y roturas de motor cada día. Los japoneses ponen cara de “yo no fui” mientras siguen perplejos ante la situación, que si no esperaban esto, que si para Australia esto va a estar solucionado…

Representaciones teatrales aparte, hay una realidad latente: el MCL32 no funciona. La dupla McLaren-Honda que hizo soñar a los nostálgicos con épocas pasadas con olor a champán, ahora mismo se ha convertido en pesadilla olor lodazal. Se prometió en 2015 un proyecto para ganar, no se cumplió; en 2016 se prometió que serían competitivos, tampoco resultó y en 2017 que estarían arriba con los mejores y de momento en lo único que son más rápidos que nadie es en mentir y en cambiar motores; y en medio de ese volcán a punto de entrar en ebullición está él, Fernando Alonso.

No es mi intención sacar los trapos sucios de la escudería, aunque me gustaría, créanme, sino centrarnos en esa filtración que se hizo desde Inglaterra ayer y que trata sobre una disyuntiva tan complicada de solucionar como la situación que viven en el seno del equipo ¿Alonso u Honda?

Para poder hacer una aproximación a una posible respuesta en aras de tener cierta idea cuando se arme el debate, la pregunta del millón es: ¿Cuál es más prescindible?

Si optamos por quitar al asturiano de la ecuación, la situación es bastante deplorable. McLaren cuenta, de momento, con el mejor piloto de la actual parrilla de Fórmula 1; una persona que dejó la burocracia y el comodísmo ferrarista para embarcarse en esta aventura y es el que ha conseguido que se maquille en ocasiones la penosa versión en estos últimos dos años. Además se necesita alguien con experiencia para hacer un coche campeón y Fernando es de esos que le das una piedra y te consigue un diamante.

Por otro lado si se optara por rescindir el contrato con Honda, circunstancia que algunos anhelan, el problema quedaría reducido a lo económico (como si fuera poco). McLaren está endeudado con Honda y la ruptura de ese contrato es de unos 250 millones de euros, esto como primer plato. También está la duda de qué motorista estaría dispuesto a suministrar motores a McLaren y a qué precio, pues aquí entran en juego los intereses de los motoristas y de los demás equipos que no verían con buenos ojos la aparición de McLaren.

Como pueden ver, la situación es más difícil de lo que parece, no es sencillo desprenderse de uno u otro, pues lamentablemente parece que se necesitan. Otro resultado podría ser que Fernando Alonso, el cual termina contrato este año, dejara la competición o se buscara otro equipo ante la imposibilidad manifiesta de conseguir lo que merece más que nadie: luchar por podios y carreras.

Desde PitLaneF1 les lanzamos la pregunta a ustedes para que intenten asesorar a Zak Brown y a Eric Bouiller ante este difícil compromismo, ¿Se desprenderían de Fernando Alonso? o ¿Romperían el contrato con Honda, aunque suponga un pastizal para intentar devolver a McLaren donde pertenece con otro motor?. Lo que está claro es que ellos, si no lo han pensado aún, deberían empezar a hacerlo, se acaba el tiempo… y la paciencia