La próxima edición del Rally Dakar no pasará por Chile y Paraguay, dos países llamados a formar parte del itinerario en 2018.

Malas noticias llegan desde Latinoam√©rica, donde diversos pa√≠ses cierran el paso del Rally Dakar por sus fronteras junto a la ASO. Un itinerario en el que finalmente no estar√°n presentes Paraguay y Chile, dos de los pa√≠ses llamados a formar parte de la m√≠tica prueba, el primero tras protagonizar la salida este a√Īo y el segundo debido a la gran hinchada de aficionados y el apoyo de diversos sectores del Gobierno.

La ausencia de Paraguay en el Rally Dakar salt√≥ a la prensa latinoamericana la semana pasada, debido a la filtraci√≥n de una carta de¬† Etienne Lavigne¬†al¬†ministro de Deportes de Paraguay, V√≠ctor Pecci,¬†a mediados del mes de marzo. Un comunicado en el que el director de la prueba alegaba razones log√≠sticas y de reparto de las etapas para comunicar que el Dakar no pasar√≠a por Paraguay. Razones que no han sido tomadas muy bien desde el pa√≠s anfitri√≥n en 2017, donde los pilotos se quejaron de las condiciones clim√°ticas y que podr√≠an haber sido la verdadera raz√≥n de este cambio de planes, as√≠ como la complicaci√≥n de llevar la prueba hasta la otra punta del continente dado que se espera que Argentina, Bolivia y Per√ļ formen parte de la prueba.

“Despu√©s de varios estudios sobre las diferentes opciones de trazado para la edici√≥n 2018, por motivos de n√ļmero de d√≠as de competencia, distribuci√≥n de etapas y particularmente debido a la exigencia de la parte deportiva sobre la calidad de terrenos a recorrerse, lamentamos no poder llegar a integrar a Paraguay en esta oportunidad como pa√≠s anfitri√≥n para la llegada del Dakar”.

Pero las razones por las que Chile no formar√° parte de la pr√≥xima edici√≥n del Dakar no han sido cosa de la organizaci√≥n, sino del Gobierno Republicano de Chile. Tras una reuni√≥n entre Marc Coma y¬†Pablo Squella, ministro de Deportes de Chile, la ASO y el pa√≠s no han llegado a un acuerdo para que Chile regrese al itinerario del Darkar, lo que se convierte en el tercer a√Īo sin la competici√≥n en sus fronteras.

El desacuerdo econ√≥mico viene dado por el canon de 5 millones de d√≥lares que exige la ASO y que el Gobierno no est√° dispuesto a pagar. A pesar de que varios estudios han demostrado que la repercusi√≥n de esta competici√≥n multiplica la inversi√≥n del pa√≠s, no directamente en las arcas del estado pero si en peque√Īas y medianas empresas. Una decisi√≥n que tira por tierra el trabajo de los aficionados, de organizaciones y de incluso miembros del Senado, como es el caso de¬†Don Baldo Prokurica, que durante los √ļltimos meses han trabajado para que el Dakar regresar√° a las √°ridas tierras chilenas. Porque la prueba necesita estar en Chile para recuperar el estilo raid.

Esto nos dejar√° un recorrido que basar√° en Argentina el grueso de la prueba, contando con Per√ļ y Bolivia como grandes aliados para conformar dos semanas de rally raid. Aunque este itinerario podr√≠a tener repercusi√≥n en el n√ļmero de participantes y ya durante la edici√≥n 2017 el piloto Gerard De Rooy afirm√≥ que no participar√≠a si el Dakar volv√≠a a pasar por Bolivia.

La 40¬™ edici√≥n del Dakar ya tiene recorrido: Per√ļ Bolivia y Argetina