Los nuevos dueños de la Fórmula 1 lo tienen claro: necesitan estar más conectado y ser más accesible para los aficionados. Sean Bratches ha explicado cueles serán las nuevas directrices de Liberty Media para la categoría.

Más presencia en Estados Unidos, más carreras por temporada o la protección de los Gran Premios con historia han son pilares sobre los que Liberty Media quiere forjar una exitosa andadura en la Fórmula 1. Pero no se quieren olvidar del apartado digital, dado que hoy en día todo se vive en las redes e Internet se ha convertido en la herramienta fundamental de cualquier ciudadano, algo que les da la oportunidad de acercarse más a los aficionados y Sean Bratches tiene claro que es el camino a seguir.

Desde la llegada de Liberty Media a la Fórmula 1, la categoría ha ganado presencia en las redes sociales y basta con entrar en su cuenta de Twitter para darte cuenta de esto. Durante las anteriores temporadas la publicación de contenidos en los perfiles oficiales era bastante discreto, centrándose en los resultados de las sesiones y algún que otro dato puntual. Pero durante los test de Barcelona, y sobre todo durante el Gran Premio de Australia, el perfil de la Fórmula 1 ha sido un auténtico hervidero de comentarios e imágenes. Un cambio en la forma de tratar el contenido que ha tenido una respuesta positiva por parte de los aficionados, tal y como ha explicado el nuevo director de Operaciones Comerciales al medio GPUpdate:

“Está claro que el mundo se está moviendo en esa dirección, no solo para los fans de ahora sino también para la próxima generación de aficionados en particular. Esa inmediatez, ese momento en tiempo real, es una gran oportunidad desde el punto de vista del compromiso. Emitimos las primeras directrices en redes sociales justo antes de los test. Los datos fueron increíbles en términos de consumo de nuestros contenidos, equipos, pilotos y la marca de Fórmula 1. Desde el punto de vista de un aficionado, un equipo, un piloto se ha notado. Creo que es una gran oportunidad”.

Pero Bratches va más allá y sabe que la televisión sigue siendo el principal canal de comunicación para los deportes. Durante las últimas temporadas hemos visto como las ofertas de pago han ido ganando terreno poco a poco frente al abierto, como han sido los casos de España y Gran Bretaña. Es por ello que desde Liberty Media apuestan por un análisis exhaustivo de los diferentes mercados, valorando el compaginar el abierto y el PPV en función del tipo de afición en cada territorio.

Y tiene su lógica dado que en España, por ejemplo, hemos visto como las audiencias han caído drásticamente durante los últimos años ante la falta de un piloto nacional con opciones al título, lo que no ha ayudado a que la oferta de Movistar + haya tenido un gran crecimiento. Sin embargo en Holanda, gracias a un Max Verstappen que parece no tener límites, la Fórmula 1 está teniendo un crecimiento más espectacular que las maniobras del propio piloto. Estas han sido las palabras de Sean Bratches sobre la oferta televisiva:

“Creo que es una dinámica que muchas organizaciones deportivas están teniendo en cuenta. No se puede mirar de manera amplia, hay que mirar territorio por territorio. Hay algunos mercados donde la penetración de la televisión de pago es extremadamente alta. Los beneficios económicos están ahí y hacen que se mueva de manera más fácil. También hay mercados donde la penetración de la televisión de pago es baja, esto lo hace más difícil. Estamos trabajando sobre una serie de mercados. Ha habido una carencia en los últimos años, así que tendremos la oportunidad de ejecutar la estrategia que estamos desarrollando”.

“Hay formas de tener una oportunidad creando paquetes abiertos que actúen como anunciantes para el deporte y creen un sentimiento de marca con un público amplio. Donde, además, obtener un beneficio económico en una serie de circuitos y de Grandes Premios de pago. Creo que cada mercado será diferente, encontraremos una combinación de abierto y de pago que sirva para todos los intereses. Realmente vemos eso como una oportunidad para involucrarnos con los aficionados de manera amplia y navegar alrededor del ecosistema y fuera de la Semana del Gran Premio”.

La Fórmula 1 está cambiando y Liberty Media quiere adaptar su difusión al siglo XXI, y tiene mucho que aprender de otras categorías. Si no fijamos en la oferta televisiva, podemos ver como la Fórmula E, que apenas tiene unas temporadas de vida, le está costando ganar terreno en las televisiones pero sí que lo está haciendo en Internet gracias a contenidos en directos (y monetizados); mientras que si vamos a la app oficial vemos muchas carencias en comparación a las ofertas de MotoGP o del Mundial de Rallyes, donde hay más contenido de forma gratuita y menos restricciones.

Los americanos llegan con iniciativas, algo que celebramos después de la Era Bernie y su “todo tiene un precio”. Pero si la acción en pista no gana, van atener muy complicado que la gente, que aún no sigue la categoría, se enganche a las carreras.