El italiano Antonio Giovinazzi tendrá una nueva oportunidad para demostrar que merece un asiento oficial en la Fórmula 1 en el Gran Premio de China, donde volverá a sustituir a Wehrlein.

Se complica la temporada para el Pascal Wehrlein, que ya se perdió la mitad del Gran Premio de Australia (sábado y domingo) y que en China no se subirá al Sauber. Antonio Giovinazzi volverá a contar con una oportunidad en la Fórmula 1, aunque en esta ocasión si que podrá preparar la clasificación y la carrera durante las tres sesiones de entrenamientos libres.

La Carrera de Campeones (RoC) de 2016 sigue causando estragos en la temporada del alemán Pascal Wehrlein, que sufrió un fuerte impacto y terminó con su coche volcado. Incidente que ya le hizo perderse la primera semana de test y que le obligó a bajarse del Sauber el sábado del GP de Australia, un cambio pedido por el propio piloto por molestias en la espalda y el cuello. Un cambio que también se va a efectuar en la segunda carrera del año, en China, en favor del italiano Antonio Giovinazzi, que podrá seguir ganando galones dentro de la escuadra suiza.

Y este no será un cambio sin más trasfondo porque el joven piloto de Ferrari podría terminar quedándose con el puesto del alemán. Giovinazzi dejó muy buenas sensaciones en Australia, tanto dentro como fuera del coche, y su relación con la Scudería podría ser la puerta para terminar contando con un programa con Sauber F1 Team esta temporada en la Fórmula 1, donde montan los motores de Ferrari. Aunque Wehrlein no ve peligrar su asiento y confía en poder estar de vuelta en Bahrein, Rusia como muy tarde si no está seguro para la tercera cita de 2017:

“Para mí, lo importante es que puedo entrenar intensamente para estar al 100% de mi rendimiento lo antes posible. Entonces estaré bien preparado para mi primer Gran Premio completo con el equipo Sauber. Espero que eso sea en Baréin, pero si no nos tomaremos el tiempo para estar seguros de que en Rusia esté completamente preparado”.