Andreas Mikkelsen regresa a la competición en el Tour de Corse con Skoda, aunque su mente ya está puesta en 2018 y la posibilidad de hacerse con el título en WRC.

 

No rendirse y seguir luchando día a día, esas son las premisas que están haciendo que Andreas Mikkelsen continúe ligado al Campeonato del Mundo de Rallyes tras la salida de Volkswagen Motorsport. El noruego regresará a la competición este fin de semana en Córcega, junto al equipo Skoda en WRC 2, aunque en las declaraciones previas al rallye ya ha dejado claro que su objetivo es poder regresar a la máxima categoría en 2018. ¡Incluso habla de hacerse con el título!

El día que Volkswagen anunció su salida del WRC fue un jarro de agua fría para todos los aficionados, que esperaban verle luchar con el nuevo Polo R WRC frente a Hyundai, M-Sport y los recién llegados, Citroën y Toyota. Aunque si ha alguien afectó esta salida fue a Andreas Mikkelsen, tercer piloto del equipo y en el que las fabricantes no fijaron su mirada en pro de Ogier y Latvala. El joven noruego se quedó sin un hueco, una situación muy frustrante después de los buenos resultados conseguidos en 2016. Estas han sido sus declaraciones al respecto en Córcega:

“Es una situación extraña. Cuando Volkswagen se retira del Mundial prácticamente sólo quedan dos sitio libres y eras tres pilotos, evidentemente Seb (Ogier) se fue a Ford y Jari-Matti a Toyota. Y dado que la temporada ya estaba muy avanzada la mayoría de los fabricantes ya tenían sus plazas asignadas, así que me quedé apartado a la espera de un milagro. Creo que soy uno de los mejores pilotos, pero no tengo coche”.

Desde ese momento, Mikkelsen ha hecho todo lo que estaba en su manos para intentar mantener vivo al Volkswagen Polo R WRC de 2017, el cual había desarrollando junto a la marca y en el que tenía grandes esperanzas. Pero la negativa de los cuatro equipos ya inscritos provocó que la FIA se negara a una homologación especial y vetó la entrada del nuevo Polo en el certamen, con lo que las expectativas de Andreas Mikkelsen se vinieron a bajo:

“Fue un puñetazo en la cara, porque da la sensación de que todo los que podía salir mal ha salido así. Esperábamos poner en marcha el VW Polo, es un coche en el que tengo muy claro como ir rápido. Si tenemos que cambiar ahora, o tengo que pagar para optar a otro coche, tengo que hacer muchas pruebas antes porque será muy diferente. No puedo meterme directamente con un Ford o un Citroën y estar al nivel que quiero, peleando en lo más alto, pero con el Polo podría entrar directamente el Mundial. Además el presupuesto sería muy inferior y podría rendir a gran nivel”.

Pero muchas piedras que se le pongan en el camino, Andreas Mikkelsen sabe de su potencial y espera estar presente en el Campeonato del Mundo de Rallyes con uno de los nuevos modelos en 2018. Durante las últimas semanas se ha hablado de la posibilidad de que llegue al equipo Toyota Gazzo Racing, volviendo a formar alineación con Latvala y reforzando así un equipo que flaquea en cuanto a sus pilotos. Sea con el Yaris o con otro modelo, Mikkelsen quiere otra oportunidad y no descarta alzarse con el título si consigue un buen equipo:

“Quiero estar en el Mundial de Rallyes, es el objetivo. Pero ahora mismo tenemos que encontrar el lugar adecuado, no sólo para este año sino también para los próximos. Como digo siempre, estoy intentando encontrar ese lugar porque es una decisión muy importante de cara al año que viene, que tendré posibilidades de ganar el Mundial si estoy en el lugar indicado. Así que la decisión que tomemos será muy importante. Quiero una oportunidad más para demostrar que estamos ahí”.

Campeón en tierra en Italia en 2011, del IRC en 2011 y 2012 y del European Rally Cup Sur en 2012, Andreas Mikkelsen es uno de los pilotos más prometedores del panorama mundial. Además ha estado presente en casi 80 pruebas del Mundial de Rallyes, ha conseguido 3 victoria y ha estado presente en el podio en una veintena de pruebas. Sin olvidarnos de que ha conseguido la tercera posición en el campeonato de pilotos en las temporadas 2014, 2015 y 2016, por delante de pilotos de la talla de Thierry Neuville, Mikko Hirvonen, Jari-Matti Latvala, Mads Ostberg o Dani Sordo. ¿Qué hace este chico sin un WRC pata negra?