Cristobal García, piloto de CCRacing-Alkilame con un Ford Fiesta R5 de RMC Motorsport, ha dejado sus sensaciones con el modelo tras el Villa de Tineo.

Tras el Rally Villa de Tineo, segunda cita del Campeonato Asturiano de Rallyes, el piloto malagueño Cristobal García ha estado presente en el programa Marca Motor Asturias, de Radio Marca. En este espacio ha valorado la prueba y el rendimiento del Ford Fiesta de RMC Motorsport, con el que completará el Nacional de Asfalto y varias pruebas de otros certámenes.

Es curiosos ver como Cristobal García se ponía en la línea de salida del Villa de Tineo, una prueba que se celebra al otro lado de la península del hogar del piloto. El malagueño ha barajado varias opciones para mantenerse en activo con el parón entre el Sierra Morena y el Islas Canarias, y tras rechazar acudir a Noia, ha conseguido la segunda posición en la cita asturiana. Aunque no ha sido fácil por la falta de agarre con el Fiesta R5 en las complicadas carreteras asturianas, tal y como ha declarado al programa radiofónico.

Pero el malagueño también ha hablado sobre su temporada en los certámenes nacionales, confirmando que estará presente también en el Princesa de Asturias y el Villa de Llanes, pruebas puntuables para el Campeonato de España de Rallyes de Asfalto, y que acudirá a algunas citas sobre la tierra. Campeonatos en los que estará presente con un Fiesta R5, asistido por RMC Motorsport y alquilado mediante CCRacing, con el que se está sintiendo muy cómodo:

“Este año es el coche referencia. La verdad es que es muy buen coche, muy ágil y los pesos están muy bien compartidos. Es un coche de carreras”.

Cristobal García no es un piloto de una dilata experiencia en los rallyes pero esto no le ha privado de probar diferentes modelos. Su carrera se inició con el Mitsubishi Evo X en las pruebas del regional andaluz, en los que no logró grandes resultado, y dio paso al Porsche 997 GT3 Cup (antes de Pedro Burgo) para el Rallye Sierra de Cádiz. Pero si con un modelo ha destacado ha sido con el Fiesta R5, el cual ha comparado con el Porsche de forma muy positiva:

“Los tres son coches muy competitivos, pero me quedo con el R5. Es un coche de sensaciones, con el que hay que correr en curva y es un coche muy divertido. El Porsche lo opuesto, corres en recta y lo frenas en curva. Nada, acelerar y frenar. Quedarme en sí me quedo con el R5, disfruto mucho con él”.