De nuevo, los problemas de fiabilidad volvieron a castigar a la escudería McLaren con un fallo en el motor de Vandoorne durante los primeros libres del Gran Premio de Bahréin 2017, y apenas pudo rodar entre las dos sesiones. Fernando Alonso no sufrió con su MCL32, pero el rendimiento del coche todavía sigue muy lejos de lo que se espera. De nuevo, tocará sufrir y tener suerte en este Gran Premio.

Fernando Alonso - McLaren Honda - MCL32 - Gran Premio de Bahréin 2017 - Libres

Alonso, 14º en los segundos libres de Bahréin | Foto: F1

Entrenamientos Libres 1

Pocas vueltas para los pilotos de la escudería McLaren en la primera sesión de entrenamientos en el circuito de Sakhir, que acabó liderada por Sebastian Vettel. Esta primera toma de contacto, al igual que los terceros entrenamientos, son los menos representativos, pues se disputan en condiciones diferentes a clasificación y carrera, que se harán de noche.

Transcurrida la primera parte de la sesión, tanto Fernando Alonso como Stoffel Vandoorne no habían completado una decena de vueltas cada uno. Y pocos giros más pudo hacer el belga, que abandonaba prematuramente la sesión en el 13º puesto por un problema con la refrigeración del ERS. Alonso, por su parte, acabó 8º tras dar sólo 14 vueltas. Ambos probaron los compuestos medio y blando.

Entrenamientos libres 2

Para la segunda sesión del día, ya con las mismas condiciones climáticas de la carrera, de nuevo Stoffel se perdió gran parte de la hora y media, tras un cambio de motor, estrenando ICE y MGUK. En esta jornada se centraron y comprobar el rendimiento del monoplaza con los compuestos blando y superblando.

En el box de Alonso, sin embargo, no hubo problemas y pudo completar su programa de trabajo (31 vueltas), aunque con un rendimiento discreto que sólo le permitió ser 14º, en la misma décima que otros tres pilotos, por lo que la lucha en la zona media podría estar muy reñida. Vandoorne cerró la tabla tras sólo ocho vueltas y un tiempo nada competitivo.