El equipo M-Sport ha estado presente este fin de semana en el norte de Portugal con Ott Tanak y Sebastien Ogier, probando los Fiesta de cara al Rally de Argentina.

 

Tras los problemas de fiabilidad sufridos en el Tour de Corse, cuarta cita de la temporada y que se saldó con victoria para Thierry Neuville, M-Sport ha realizado cuatro jornadas de pruebas en Portugal. El equipo inglés se ha desplazado hasta el norte del país para poner a prueba sus Ford Fiesta WRC ’17 en tierra, preparando el Rally de Argentina del mes que viene.

Con las jornadas del jueves y el viernes para Ott Tanak y las del sábado y el domingo para Sebastien Ogier, la formación de Malcolm Wilson ha estado presente en las inmediaciones de Arganil. El objetivo de estas pruebas era comprobar la fiabilidad de sus dos modelos, la cual no estuvo presente en Francia ni en México. Además el mes que viene tendrá lugar el Rally de Argentina, donde el polvo y el calor serán dos grandes rivales para las mecánicas. Estas son algunas imágenes de estas pruebas:

Aunque estas pruebas también han dejado a la luz una gran problemática de estas jornadas de test: la afluencia de público. Con las redes sociales la presencia del equipo ha corrido como la pólvora y muchos curiosos se han desplazado hasta las cunetas, público que no ha contado con un control de seguridad ni con los medios necesarios en la zona por si ocurriera algún accidente. Y el ser unos test no quita que los pilotos vayan a fondo, y más si cabe cuando están poniendo a prueba la resistencia de su mecánica.

Los equipos continúan probando sus coches en Portugal, donde hoy está presente Lorenzo Bertelli con su Fiesta WRC ’17 privado y el equipo Citroën Racing. Aunque a lo largo del mes también se espera que Gorban con el Mini y a principios de mayo a la gente de Tommi Mäkinen con los Toyota Yaris WRC.