Red Bull no ha dudado en acudir a la FIA para denunciar a los monoplazas de sus rivales más directos: Mercedes AMG y la Scuderia Ferrari.

La rivalidad entre Mercedes y Ferrari por dominar el campeonato en solitario ha hecho saltar las sospechas en su rival más directo, Red Bull Racing. Los austriacos han visto prácticas que van contra el reglamento en los monoplazas de Hamilton y Vettel y no han dudado en acudir a la Federación Internacional de Automovilismo para denunciarlo.

En concreto, del W08 han protestado por su comentada T-Wing. Este nuevo apéndice aerodinámico ha sido muy comentado desde su lanzamiento en las presentaciones de varios equipos en el mes de febrero, y posteriormente en sus primeros kilómetros en las práctica en los test de pretemporada. Red Bull ha sido uno de los más críticos con esta pieza, así como con la aleta de tiburón, y la pérdida en un par de ocasiones ha terminado por colmar el vaso de los Milton Keynes. Aunque desde Mercedes no se muestran preocupados y Toto Wolff, director del equipo, ha salido para defender su dominio frente al equipo de Christian Horner:

“Está intentando quitar partes de otros coches que funcionan; haciendo eso, Christian podría pelear contra nosotros”.

En el caso de los italianos, Red Bull ha cargado contra su fondo plano. Durante los tres Grandes Premios que hemos visto esta temporada, esta pieza de Ferrari ha llamado la atención de muchos aficionados y los comentaristas de televisión, no por su forma sino por la flexión de la misma. El equipo de la bebida energética ha visto una ilegalidad en esta pieza y el alerón delantero de Ferrari, que tendría una curvatura más allá de la permitida. Pero desde el equipo de Maranello, al igual que en Mercedes, no se muestran preocupados por esta denuncia y Sebastian Vettel ha salido a la palestra para retratar las intenciones de Red Bull, a los que conoce muy bien:

“Siempre que uno va adelante la gente inventa cosas para hacerte ir más lento. Para mí es un cumplido”.

Por el momento el máximo estamento del automovilismo no ha tomado medidas al respecto y veremos si deciden abrir una investigación al respecto. Por el momento, Mercedes lleva las de perder, quizás no para esta temporada pero si de cara al futuro, porque tanto la aleta como el T-Wing son piezas que se esperan eliminar en una futura modificación del reglamento técnico.