Sauber se ha quedado al borde los puntos en la última carrera y llegan a Rusia con un chasis muy deficiente en comparación con el resto de monoplazas de la zona media.

Así llegan los pilotos a Rusia

Marcus Ericsson: El piloto sueco llega tras sufrir un abandono en el pasado Gran Premio de Bahrein, relacionado con un problema en el sistema hidráulico de su monoplaza. Ericsson rodaba último cuando la mecánica del Sauber dijo basta, algo que ya ocurrió en la primera carrera de la temporada en Australia. Por el momento ocupa la 20ª posición en el mundial de pilotos, sin puntos, tras terminar quinto en la carrera de China. Ahora tiene grandes expectativas para el Gran Premio de Rusia y su complicado trazado.

Pascal Wehrlein: El alemán continúa con su recuperación tras el accidente sufrido en la Carera de Campeones con la undécima posición en el Circuito de Shakir. Wehrlein se ha repuesto de la presión de haberse perdido las dos primeras pruebas del año con una gran carrera en Bahréin, quedándose al borde de los puntos y colocándose décimo quinto en el mundial de pilotos.

Así llega Sauber a Rusia

El monoplaza de Sauber poco a poco va funcionando y los suizos le están ganando la partida a McLaren-Honda gracias a la fiabilidad del motor Ferrari. Sauber estuvo cerca de los puntos en la última carrera y ya se perfila como un candidato a luchar con equipos como Renault por la zona media de la tabla.

El equipo es noveno en el mundial de constructores y en Rusia tendrá un duro reto. Sochi pondrá a prueba la aerodinámica y el chasis de los monoplazas con sus reviradas curvas, un factor en el que tendrá difícil plantar cara a las opciones del resto de la parrilla.

Expectativas del Gran Premio de Rusia

Extraídas de la web del equipo

Marcus Ericsson:

“El GP de Rusia es siempre una interesante carrera, me gusta correr ahí. La pista destaca un poco por estar localizada en el Parque Olímpico, rodeada de los estadios y edificios, que lo hace muy impresionante. El trazado es divertido de conducir, el último sector es el más exigente y el tiempo de vuelta es muy sensible, ya que es un circuito muy técnico. Estoy deseando correr y espero que los fans locales disfruten de la carrera, daremos lo mejor de nosotros mismos para hacer una gran carrera este fin de semana”.

Pascal Wehrlein:

“El GP de Rusia es siempre un fin de semana muy especial, el Sochi Autodrom está localizado en la costa del Mar Negro, en el centro del Parque Olímpico, lo que lo hace en una carrera muy especial. El trazado es bonito, disfruto cuando corro ahí, no es fácil y algunas curvas son complicadas. Con los coches de este año supongo que algunas curvas serán muy rápidas, también hay curvas de noventa grados, que lo hacen exigente. Estoy deseando volver a correr allí de nuevo, tengo algunos fans porque estuve corriendo en Moscú en la DTM y son realmente geniales, me dieron algunos dibujos y muñecas Matryoshka, así que tengo muchas ganas de volver a estar en el volante”.