El madrileño Rubén Gracia afronta un gran reto para este 20107 como es el de lograr su cuarto título en el CERTT y preparar el Rally Dakar de 2018 con una estructura propia.

Rubén Gracia quiere dar el gran salto fuera de nuestras fronteras y ha confirmado que ya prepara el asalto al Rally Dakar para la temporada 2018 con su propia estructura. El madrileño ya trabaja codo con codo con Ford España para lograrlo y en diferentes medios de comunicación ha desvelado más planes sobre este ambicioso poyecto. Todo ello sin olvidar el Campeonato de España de Rallyes Todoterreno.

Tras la salida del piloto de la estructura de Mitsubishi España, con quien conquistó el título nacional en las últimas tres temporadas, se ha hablado mucho sobre la posibilidad de volver a verlo en el Rally Dakar, donde también estuvo presente con la filial de la marca japonesa en la edición de 2016, y 2018 es el año escogido para ver a Gracia por las dunas de América del Sur. El madrileño ha abandonado el proyecto de Mitsubishi para mandar un prototipo a la prueba más dura del raid para formar su propia estructura y competir por las primeras posiciones entres los coches. Estas fueron sus palabras para el programa Vuelta Rápida GT acerca del nuevo Ford Ranger:

“El coche es un prototipo, es un coche del máximo nivel. Hasta ahora estábamos corriendo siempre con coches de concesionario y ahora hemos dado el salto. Lleva lo mejor: frenos, caja de cambios, motor… Queremos ir al Dakar, no sólo ha terminar ni a luchar por nuestra categoría, sino luchar por los 20 primeros”.

Además el piloto del equipo GPR Sport, donde ya trabajan para reunir el presupuesto necesario para acudir a la prueba de la ASO y en la construcción de varios vehículos. El Dakar es una prueba muy difícil de completar sin un mochilero, un segundo participante que te ayude a reparar tu unidad en pista o que incluso te preste piezas de su coche para poder continuar. Es por ello que están trabajando en tres Ford Ranger, propulsadas por el motor V8 del Ford Mustang, y en un camión, tal y como el propio piloto afirmaba en una entrevista para el Diario AS:

“Estamos creando una estructura muy profesional, con base en Guadarrama, y ya tenemos un camión propio y tres coches en fase de construcción. Se trata de prototipos con motor de Ford Mustang V8, y queremos correr con dos de ellos en el próximo Dakar”.

Pero Rubén Gracia no quiere acudir a esta prueba para cumplir el objetivo de terminar. En 2016 ya acudió a la prueba latinoamericana y logró llegar a la meta de la última etapa, incluso terminó segundo dentro de la categoría de coches de serie modificados, pero para 2018 tiene un objetivo más ambicioso: los veinte primeros. Ford ya dejó grandes sensaciones en la pasada edición del Dakar, donde incluso Xevi Pons llegó a estar entre los primeros con un Ranger como el de Gracia, y para 2018 Gracia quiere batirse con los mejores y hacerse un hueco justo por detrás de los tres grandes equipos (Peugeot, Toyota y Mini). Estas han sido sus declaraciones:

“El gran objetivo es el Dakar, y quiero acabar entre los quince o veinte primeros en la próxima edición. Estuve en la presentación la pasada semana y nos han explicado que va a ser una edición más complicada con cinco días de dunas en Perú, así que tendremos que ir a Marruecos a prepararnos bien”.