El equipo ACSM Rallye Team ha conseguido un buen resultado con los hermanos Burgo, mientras que Roberto Rodríguez ha abandonado con el Fabia R2.

El Campeonato de España de Rallyes 2017 celebraba este fin de semana su segunda cita del calendario. Con motivo del Rallye Islas Canarias, los dos equipos ACSM se presentaban en la línea de salida con los mismos objetivos: Finalizar la prueba en la mejor clasificación posible en sus respectivas categorías, con los Skoda Fabia R5 y R2, y con los hermanos Burgo y los hermanos Rodríguez enfrentándose a una cita europea, con todos los condicionantes que conlleva esa puntuabilidad.

Los resultados fueron muy distintos. Por una parte Pedro y Marcos Burgo remataron la carrera con el Skoda Fabia R5 en la novena posición de la general final, mientras Roberto y Alba Rodríguez se veían obligados a abandonar la competición por una avería en el diferencial del Skoda Fabia R2.

Así las cosas, las conclusiones del ACSM Rallye Team tras la primera de las citas canarias de la temporada son muy claras: Aún queda mucho que hacer en los Skoda Fabia en su adaptación, y que poco a poco y rodando más las mejoras son claras y auguran un buen futuro.

Pedro Burgo:

“Canarias siempre es un rallye muy difícil y complicado. Si a mayores le sumas que estás probando y rodando con un coche totalmente nuevo, que nada tiene que ver con los coches con los que hasta ahora has competido, las cosas se complican mucho más. Pero la verdad, ya sabíamos que aquí iba a ser muy difícil estar en posiciones de cabeza con la cantidad de equipos europeos presentes, por lo que a la postre estamos satisfechos rematando la carrera como lo hicimos, en el top ten del nacional y sumando unos puntos que nos pueden hacer mucha falta al final de año. Aún nos queda mucho por hacer en la adaptación al Skoda, sabemos que es un gran coche y poco a poco vamos mejorando en el feeling con el, señal y síntoma de que vamos por muy buen camino”.

Roberto Rodríguez:

“Afrontábamos el Rallye Islas Canarias con mucha ilusión, con muchas ganas de aprender y de hacer kilómetros de carreras con el Skoda Fabia R2. Poco a poco fuimos mejorando, y adaptándonos a el, y cuando mejor lo estábamos haciendo un problema con el diferencial nos obligó a parar y abandonar. Son cosas de las carreras contra las que nada puedes hacer, y es un trago amargo parar de esta forma justo cuando ves que estás mejorando y poco a poco cogiéndole ritmo a la carrera y al coche. Ha sido una verdadera pena parar así, pero las cosas son como son y si cuando más cómodo estás compitiendo una avería obliga a parar no queda más remedio. Es una pena por que queríamos ofrecer un resultado bueno a todo el equipo, que se lo merece y mucho, pero habrá que esperar un poco para conseguir esa buena clasificación”.