La última invención de Lewis Hamilton para ganar tiempo durante el Gran Pemio de España fue no incluir bebida a su monoplaza durante la carrera. El ingles sufrió sin poder beber agua, pero parace que el "invento" surtió efecto y le ganó la partida a Sebastian Vettel en la pista.

Lewis Hamilton durante el GP de España || Fotografía propia

 

Todos conocemos la fijación de los ingenieros de la Fórmula 1 por reducir el peso de los monoplazas, llegando en algunos casos a ideas descabelladas para conseguirlo. En el pasado Gran Premio de España, Mercedes se percato de que  su coche pesaba demasiado para competir cara a cara con el Ferrari de Sebastian Vettel, y en un alarde de acercarse al peso mínimo permitido por la FIA, privó a Lewis Hamilton del sistema de bebida para la sesión de carrera. Como consecuencia, el piloto inglés acudió a la ceremonia de los himnos claramente afectado por el desafío físico al que se acababa de enfrentar.

Desde el inicio de temporada, Mercedes ha tenido serios problemas para acercar el peso del W08 a los 728 Kg que la Federación Internacional del automovilismo establece como mínimo entre coche y piloto, lo que ha supuesto un quebradero de cabeza para los ingenieros de Brackley.  Esto se debe a que lo recomendable para un Formula Uno es situarse por debajo de dicho peso, lastrándose posteriormente de manera estratégica para un mejor balance y comportamiento en pista, hasta volver a recuperar lo exigido por los comisarios.  Renunciar al sistema de bebida del piloto supone una ganancia al inicio de carrera de unos 2 Kg, que se irá igualando al resto de competidores conforme estos vayan agotando sus bebidas. Esta pérdida de peso, aparentemente insignificante, pareció suficientemente importante para Lewis y su cúpula de ingenieros, que no dudaron en hacer la carrera del piloto más sufrida con tal de ser unas decimas más competitivos.

Esta decisión tubo sus consecuencias, demostradas en los “Team radio” ofrecidos por la realización, en los que se llegó a escuchar a un Hamilton bastante cansado y abatido en algunos tramos de la carrera. Las temperaturas del Circuit y la intensa solana no dieron tregua al piloto inglés, que sin embargo volvió a demostrar porque se convirtió en tricampeón del mundo y vuelve a ser un serio candidato a llevarse el campeonato.

Al terminar la prueba, Lewis Hamilton hizo referencia a la dureza de su carrera y al reto al que se había enfrentado con su decisión:

"En muchas carreras que hacemos con el tipo de competición que a veces se da, tienes que estar ahorrando gasolina, como por ejemplo en la anterior, en Rusia, donde no podía apretar porque el coche tenía sobrecalentamiento.

En esta ocasión fue desde la curva 1 hasta el final fue frenético. Tenías que darlo todo, por ejemplo en ese primer stint para que no se escapara Vettel, que estaba siendo un killer.

Y no llevo bebidas en el coche para reducir el peso, así que no he podido beber durante la carrera. Al final usé todo lo que me quedaba cuando salté sobre mi equipo celebrándolo y mi ritmo cardiaco estaba al máximo.

Estuvo bien cuando salí del coche, pero en el salto no sé si lo volveré a hacer. Estaba bastante cansado después de hacerlo".

2 pensamientos sobre “Hamiton renunció a beber agua con tal de ser más rápido

  1. Estuve el domingo en Barcelona y es increíble la velocidad de entrada en curva de Hamilton.En cambio Vettel parecía que iba software raíles de lo tranquilo que iba.

    1. Buenas Mario, gracias por tu comentario. Es cierto que Ferrari ha recortado distancias con los Mercedes, pero personalmente creo que estos todavia están un pasito por encima, y eso se vio en el GP de España. Espero que lo pasases bien en Barcelona. Un saludo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te pueden interesar