Por tercer año consecutivo el número de aficionados que se han desplazado hasta el Circuit de Barcelona-Catalunya aumenta y ya roza los 200 mil a lo largo de todo el fin de semana del Gran Premio de España.

El ambiente que se ha vivido este fin de semana en el Circuit de Barcelona-Catalunya no se puede describir con palabras y los números que hace público el circuito demuestran que la fiesta del motor en el trazado catalán no deja de crecer. Más de 177.000 espectadores se han pasado este fin de semana por Montemló, con la carrera como plato fuerte con más de 94.600 almas.

La Fórmula 1 continúa siendo uno de los grandes eventos deportivos en la ciudad condal, quizás solo comparable con la llegada del Mundial de Motociclismo a Montmeló, y este año las expectativas se han superado con creces. Los organizadores del Gran Premio de España han hecho públicas las cifras de público en el Circuit y nos encontramos con un incremento de más de 12.000 personas con respecto al 2016. Todo ello a pesar de que ni Carlos Sainz ni Fernando Alonso contaban con opciones a la victoria, pero la batalla entre Mercedes y Ferrari no está dejando indiferente a ningún aficionado a la categoría.

Un público que ya comenzó a aumentar desde la jornada del jueves, en la que no hay actividad en pista más allá de los preparativos de los equipos. Un total de 6.841 personas acudieron al Circuit de Barcelona-Catalunya en busca de novedades en los monoplazas y los autógrafos de sus pilotos favoritos. Una afluencia que superó en más de 1.000 personas los datos de 2016 y sus 5.684 espectadores.

Con la llegada del viernes y los entrenamientos libres la afición fue en aumento y casi 20.000 personas vieron como el McLaren de Fernando Alonso se quedaba tirado en los Libres 1. En concreto, 19.290 presenciaron los entrenamientos en directo por los  16.320 de 2016. Mientras que en la jornada del sábado los datos volvían a reflejar una mayor afluencia con 57.230 personas en el trazado catalán, 2.000 más de los que vieron la vuelta de pole en 2016.

Y llegamos al domingo, el día que la locura por el automovilismo conquistó la provincia de Barcelona. Según los datos del circuito, la batalla entre Lewis Hamilton y Sebastian Vettel fue vista por 94.623 en directo desde las instalaciones de Montmeló. Un incremento en el número de aficionados que supera los 7.3000 con respecto a la pasada temporada en la que 87.245 personas compraron su entrada para ver las 66 vueltas de la carrera de Fórmula 1.

¿Y qué se traduce toda esta expectación por la categoría reina del automovilismo? La pasada temporada hubo mucha polémica en torno a las subvenciones que recibía el Circuit de Barcelona-Catalunya por parte del ayuntamiento de Barcelona, donde la llegada de Ada Colau hacía presagiar que el grifo se iba a cortar para los organizadores del Gran Premio. Pero Montmeló continúa consagrándose como una de las mejores inversiones del país con un impacto económico que supera los 300 millones de euros, de los que 70 son sólo impuestos directos a las arcas de la Hacienda Pública. Además de la gran cantidad de puestos de trabajo que general a lo largo de la semana del Gran Premio de España,superando las 4.400 personas.

Hoteles, restaurantes, líneas aéreas, transportes públicos… El Gran Premio de España supone una gran inyección económica para el país de forma directa. Pero no debemos olvidar que la Fórmula 1 también pasa dos semana en pretemporada en Barcelona y que el gran premio tiene una audiencia mundial que potencia la imagen turística de la ciudad y del país. ¿Quién dijo que la Fórmula 1 no es rentable?