Robot - Gran Premio de España 2017 - Fórmula 1 - Liberty Media

Una de las grandes novedades de Liberty | Foto: F1

La llegada de Liberty Media a los mandos de la Fórmula 1 ha traído a la competición un aire fresco que era necesario, especialmente en el reciente GP de España. Crearon una zona de espectáculos para los aficionados, en la que se podían realizar actividades como lanzarse en tirolina. Diferentes personas se pusieron a crear cuadros de Fernando Alonso y Carlos Sainz con cubos de rubik, dibujos caricaturizados de muchos de los pilotos de la parrilla y un robot capaz de interactuar con la gente.. Sobra decir que nada de esto incide sobre el espectáculo en pista, que es lo que los seguidores demandan, pero sí que es una forma de cuidar a un elemento imprescindible: la afición.

Porque, al igual que en todos los deportes, sin aficionados se queda en nada. ¿De qué sirve le sirve a la F1 ser “El mayor espectáculo del mundo” si luego las gradas aparecen vacías en cada circuito? Es este Gran Premio en Barcelona se inició un cambio de dinámica que seguro que el aficionado lo agradecerá. Porque, en los tiempos muertos entre sesión y sesión (o entre una competición y otra) viene bien un poco de diversión, y con este cambio se intenta mejorar la experiencia de los que acuden a los circuitos carrera tras carrera.

Otro de los puntos que me gustaría destacar es al ya mundialmente conocido seguidor de Ferrari que lloró tras el abandono prematuro de su ídolo, Kimi Räikkönen. A todos se nos partió el alma al verlo llorar desconsoladamente, y también a los nuevos amos de la Fórmula 1, que no dudaron en dar con él y llevarlo al box de la Scuderia para que conociera a Iceman. No digo que esto con Bernie Ecclestone no hubiera pasado. Para el antiguo mandamás, la F1 era su negocio, y poco a poco iba perdiendo su parte de deporte. Mucho dinero, grandes marcas, grandes contratos, un mundo muy cerrado y poca humanidad. Con los americanos, que de organizar espectáculos saben algo, parece que se ha tomado una nueva dirección.

Por último, y siguiendo con Ecclestone, lo enlazamos con algo que dijo no hace mucho, unos tres años. No estaba interesado en las redes sociales, prefería fans mayores que dispusieran de dinero en lugar de nuevos aficionados jóvenes. Más tarde reconoció su error, y ahora con Liberty la importancia de éstas ha subido mucho: se abre la mano a que equipos y pilotos suban contenido que antes sería vetado, cuentan con un canal de Youtube que ofrece un buen contenido de cada GP, e incluso en la web se realiza un artículo con las mejores publicaciones de los protagonistas del fin de semana. Desde aquí, mi más sincera enhorabuena a los nuevos propietarios, que esto no se pare aquí y que hagan de nuestra querida Fórmula 1 un deporte mejor. Cuidar al aficionado siempre es una buena opción por la que empezar.