Nil Solans y Miki Ibañez han realizado un gran Rally de Portugal con el Ford Fiesta R2T, que les ha dado más de un dolor de cabeza con la mecánica.

Nil Solans acudía a esta sexta prueba del Campeonato del Mundo de Rallyes con el objetivo de seguir sumando experiencia con el Ford Fiesta R2T en tierra, de cara a preparar el Rally de Cerdeña y su participación en el apartado Junior. Unos propósitos que se han cumplido que van acompañados de un puñado de puntos para la categoría WRC 3, aunque el camino no ha sido nada fácil.

Sin los pilotos del JWRC, los rivales de Nil Solans pasaban a ser los diferentes R2 portugueses e incluso se medía con alguna que otra unidad R3 en los tramos luso. Pero pronto empezaban los problemas para el piloto catalán y el jueves su Fiesta se paraba debido a una rotura del turbo, un mal menor ya que en un principio se barajó la posibilidad de que el motor Ford hubiera muerto. Aunque los mecánicos del Mavisa Sport se apresuraron para reparar el coche, esto no evitaba la sanción de 10 minutos de cara a la jornada del viernes.

Pero Solans no se rindió y desde el primer kilómetro salió a por la remontada. Scratch tras scratch el piloto del JWRC fue ganando terreno hasta que un pinchazo volvió a lastrar su rallye, aunque no sería el único que tendría problemas. Y por si todo esto fuera poco, la neutralización de varios tramos les dejaba menos kilómetros para obrar el milagro. Al final del la primera etapa ya era cuarto, aunque con una desventaja de más de 12 minutos como el líder del WRC 3 y a medio minuto del primer R2; mientras que el sábado el abandono de Brzeziński ponía la diferencia con el líder en sólo un minuto.

El domingo la mecánica les volvía a golpear y la rotura de un palier se convertía en un auténtico calvario en el enlace. Hasta dos veces tuvieron que detenerse para reparar el coche por las carreteras portuguesas, lo que supuso una penalización de 50 segundos que ya hizo imposible el milagro. Nil Solans marcaba varios scratch y se batía con el Ford de Nicolas Ciamin, pero el milagro era imposible y se tenía que conformar con ser segundo en el WRC 3 a 44,8 segundos del Citroën DS3 R3T de Name Jr, a quien habría ganado de no ser por la última penalización.

Ahora la dupla española fija sus ojos en el Rally de Cerdeña, donde se volverán a enfrentar a los pilotos del Junio WRC. Solans parte como líder tras la victoria en Córcega y ya es segundo en el WRC 3 con 36 puntos, a sólo 14 del líder Raphaël Astier.