El estado en que Sauber llega a Mónaco se podría resumir en sensaciones muy positivas después de haber conseguido los primeros puntos en el anterior GP de España. Además, traen consigo algunas mejoras que esperan poder aplicar con éxito para seguir progresando.

Así llegan los pilotos a Mónaco

Pascal Wehrlein llega a Mónaco muy motivado. El piloto de Sauber consiguió en el GP de España los primeros puntos para el equipo después de terminar en la 8ª posición. Su estrategia de una sola parada funcionó a la perfección, y esto, unido a la progresión del equipo consiguió un sorprendente resultado. Pascal espera conseguir algunos puntos más este fin de semana, ya que además, Sauber va a traer algunas piezas nuevas para la progresión del monoplaza.

Marcus Ericsson también llega a Montecarlo con confianza y positivismo después de un buen resultado en España. Se quedó al borde de los puntos (terminó 11º) y no pudo arañar ninguno debido a alguna pérdida de tiempo causada por el safety car virtual, pero Marcus se queda con lo positivo.

Así llega Sauber a Mónaco

Todos en Sauber coinciden en que llegan con sensaciones muy positivas al trazado monegasco. Después de terminar el GP de España con un resultado mejor de lo esperado y habiendo conseguido los primeros puntos de la temporada, Sauber viaja a Mónaco con un chute de motivación y confianza extra, que unido a las mejoras previstas para esta carrera, esperan seguir en la línea y conseguir otro buen resultado y arañar otro puñado de puntos.

Expectativas del Gran Premio

Marcus Ericsson

El GP de Mónaco es uno de los grandes momentos de la temporada. Es un lugar único porque es diferente a los demás circuitos del calendario. Este circuito urbano es muy divertido, pero al mismo tiempo es un desafío. Un pequeño error puede castigarte y mandarte a las barreras. Pero si sientes confianza, puedes exprimir tus habilidades y las prestaciones del coche. Después de un sorprendente resultado en Barcelona, viajamos con buenas sensaciones a Montecarlo. Estamos progresando y confío en que podemos mejorar con las nuevas piezas que traemos a esta carrera.

Pascal Wehrlein

Correr en Mónaco siempre es especial. Es fascinante y desafiante al mismo tiempo, pero también por la tradición y las emocionantes carreras en el pasado. Es un gran desafío para los pilotos porque necesitamos conducir con mucha precisión. Para ser rápidos tenemos que pasar a milímetros de las barreras, pero me gustan este tipo de dificultades. Recordando el GP de España, venimos aquí con muy buenas sensaciones. Necesitamos seguir trabajando en esta dirección de desarrollo para mejorar más, pero soy positivo y creo que daremos otro paso adelante con las nuevas piezas que traemos a Montecarlo.