El equipo Toyota perdió una de sus unidades TS050 ante un fallo en el embrague provocado por las indicaciones de un comisario falso en el pit lane de Le Mans.

Cuando todo apuntaba a que Toyota no había podido conquistar las 24h de Le Mans debido a la falta de fiabilidad de sus prototipos TS050, la polémica ha comenzado a correr ante la posibilidad de que un falso comisario haya provocado el abandono de Kamui Kobayashi. El piloto japonés recibió unas indicaciones contradictorias al final del pit lane del Circuito de Sarthe, pero no por un comisario sino por un piloto vestido con un mono naranja. ¿Conspiración o error sin maldad?

El mundo del automovilismo se ha mostrado perplejo ante la revelación del medio Sportscar 365, quien descubrió que en el momento que el Toyota #7, pilotado por Kamui Kobayashi, rompe el embrague hay un piloto vestido con un mono muy similar al de los comisarios de la carrera. En concreto se trata de Vincent Capillaire, piloto del LMP2 del equipo Algarve Pro Racing. El piloto francés se encontraba al final del pit lane en el momento que el TS050 del japonés llega al final, encontrándose el semáforo cerrado pero una persona, con una vestimenta casi igual a la de los comisarios, haciéndole señas. Esto hizo que el poleman realizara varios intentos de salida, ante el desconcierto, lo que provocó la fatiga del embrague y le obligó a retirarse cuando era líder de las 24h de Le Mans. Este es el vídeo del momento:

¿Este ha sido un complot contra la marca nipona? Los miembros del equipo Algarve aún no han realizado declaraciones algunas sobre este hecho, algo que si ha hecho Pascal Vasselon. El máximo responsable del equipo Toyota ha explicado el problema que ha ocurrido con el coche de Kobayashi y que el equipo le dio las indicaciones para que finalmente no saliera a pista, lo que habría supuesto una sanción para el dorsal #7 por la situación de Safety Car. Estas han sido sus declaraciones:

“Es impresionante, alguien le dijo, y lo tenemos en un video, “vamos, vamos, vamos”. Nuestros pilotos siempre siguen las indicaciones de los humanos ante cualquier otra indicación. Desde nuestra parte le dijimos que parara, porque el pelotón del safety car estaba viniendo y no era posible salir. Hubo mucha confusión y varias maniobras de “arranca, para, arranca, para”. Tuvo que hacer varias resalidas con el embrague, el motor de combustión… y el embrague se quemó en una situación que no debió producirse”.

La carrera no puede repetirse y no sabemos si el Toyota TS050 habría aguantado las más de catorce horas que restaban de carrera, lo que si ha quedado claro es que la mala suerte de la marca nipona en las 24h de Le Mans, que les privó de la victoria el año pasado a falta de sólo 4 minutos, se ha vuelto a cebar con ellos. Pero no tiran la toalla y ya han confirmado que no se rinden y que en 2018 lo volverán a intentar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te pueden interesar