El noruego Mads Ostberg no ha terminado nada bien sus test de cara a Polonia, dañando la parte trasera de su Ford Fiesta.

Los preparativos para el Rally de Polonia, próxima parada del Campeonato del Mundo de Rallyes, entran en su parte final y Mads Ostberg ha estirado demasiado los límites de la pista. El noruego ha dañado su Ford Fiesta WRC '17 este fin de semana, terminando antes de tiempo sus pruebas sobre tierra.

Los nuevos coches son todo un desafío para los equipos, sobretodo a la hora de configurar los diferenciales y preparar el set-up de las suspensiones. Por ello los test previos a las carreras han recuperado el protagonismo que no habíamos visto antaño y los pilotos privados, como es el caso de Mads Ostberg, se están viendo obligados a trabajar duro en este aspecto. El noruego se ha subido de nuevo al Ford Fiesta WRC '17 este fin de semana para preparar al Rally de Polonia, pero la jornada ha terminado antes de lo previsto debido a un toque en la parte trasera de su coche.

En concreto el impacto ha sido en la parte trasera izquierda, dañando la defensa y parte del portón. Aparentemente tan solo son daños en la carrocería, por lo que su participación en el rallye no corre peligro. Aunque bien es cierto que este tipo de contratiempos no hacen ningún bien al presupuesto del equipo OneBet Jipocar, al que ya hemos visto pedir a los aficionados las piezas que el coche ha ido perdiendo en pruebas como Suecia (el alerón) o México (el difusor trasero).

Mads Ostberg estará solo en Polonia dentro del equipo Jipocar, que no llevará la unidad de 2016 de Martin Prokop para luchar dentro del Trofeo WRC. Aunque no será el único piloto privado que cuente con un pata negra de la marca del óvalo, ya que Teemu Suninen se estrenará con una segunda unidad del Fiesta WRC '17, aunque el finés si que lo hará bajo el amparo de Malcolm Wilson y su equipo M-Sport.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te pueden interesar