El equipo Red Bull Racing ha detenido a un aficionado que había robado un alerón del box de Mercedes tras la carrera.

Aunque el equipo Red Bull Racing y Max Verstappen se hayan sentido robados tras la sanción de la FIA, el verdadero robo ha estado en el box de los ya campeones del mundo. Las celebraciones de los miembros de Mercedes ha sido la distracción perfecta para que un aficionado haya intentado llevar un peculiar souvenir de la marca de la estrella: un alerón delantero.

Tras la finalización de la carrera, algunos aficionados han saltado a la pista y se han acercado a la recta de meta para vivir en primera fila la fiesta de Mercedes. Unos instantes de euforia que un individuo ha aprovechado para entrar en el pitlane, acercarse al garaje del equipo y robar uno de los alerones del monoplaza de Lewis Hamilton, preparado en la zona de pit stop por si era necesario sustituirlo. O más que robar, lo ha intentado gracias a la intervención de los mecánicos de Red Bull, que han visto la acción y lo han detenido en mitad del pitlane, ahorrándoles a sus rivales una cuantiosa suma de dinero.

Está claro que todas las carreras tiene momentos peculiares, pero esto ya roza la locura. Desde PitLane F1 le recomendamos a este aficionado que, si quiere construirse su propio monoplaza a piezas, mejor se compre una maqueta. Y si quiere un recuerdo se pase por la web oficial del campeonato o de los propios equipos. Aunque siempre está la opción de rascar un poco el asfalto y llevarse un poco de la goma que han dejado los Pirelli.