Según la publicación estadounidense RACER, el asturiano correrá la carrera de resistencia junto a Lando Norris en un equipo propiedad de Zak Brown. La prueba no coincide con ninguna carrera de la Fórmula 1.

Alonso prepara una nueva aventura | Foto: McLaren

A Fernando Alonso le ha picado el gusanillo de las carreras fuera del calendario de la Fórmula 1 y en 2018 volverá a repetir experiencia. Si en este 2017 dio el salto a la IndyCar con la disputa de la legendaria prueba de las 500 millas de Indianápolis, el próximo año se animará con una prueba de resistencia.

Las 24 Horas de Daytona, que se disputa el fin de semana del 27 y 28 de enero de 2018, son su próximo objetivo, según informa RACER. El asturiano ya había dejado caer su interés por participar en otras pruebas, y esta podría ser una preparación para conseguir otra de las piezas que le faltan de la triple corona: las 24 Horas de Le Mans.

No se trata de un óvalo completo, pues también hay zonas de circuito tradicional, algo a lo que Alonso está más que acostumbrado. Lo nuevo para él será pilotar de noche y hacer relevos con sus compañeros de equipo, que podrían ser Lando Norris, campeón de la F3 europea, y Phil Hanson.

Y el equipo en el que se embarcaría sería United Autosports, que regresaría a Daytona después de seis años de ausencia. El equipo, por cierto, es propiedad de Zak Brown, el director ejecutivo de McLaren.

Según informa la fuente, Alonso se subiría por primera vez al coche en la semana posterior al GP de Abu Dhabi, el último del año, en territorio europeo. Ya en enero de 2018, del 5 al 7, realizará unos test el el propio circuito americano para prepararse de cara a la carrera.