Renault ha confirmado que el presupuesto de equipo de Fórmula E pasará al de Fórmula 1 gracias a la llegada de Nissan a la competición eléctrica.

Llegan cambios en la política de competición del Grupo Nissan-Renault, lo que repercutirá positivamente en el equipo de Fórmula 1 a partir del próximo año. La llegada de la marca japonesa a la Fórmula E, heredando el equipo Renault e.Dams con tres título en constructores y dos de pilotos, va a permitir a la marca del rombo aumentar su presupuesto en el Renault Sport Formula One Team a partir de la mitad de la próxima temporada. Los de Enstone dispondrán así de un presupuesto a la altura del de Ferrari, Mercedes o Red Bull, permitiéndoles un mayor desarrollo de sus monoplazas y de los motores.

Según los datos de la empresa Business & Sport ®‏, el Grupo Nissan-Renault estaba destinando en torno a 30 millones de euros en patrocino en su equipo de Fórmula 1, a través de Renault e Infiniti. Cantidad a la que aún habría que sumar otros 80 millones de la marca del rombo y otros 15 de la marca de lujo del grupo en calidad de partnership. 125 millones que a partir de 2018 sufrirá un incremento de 20 millones más gracias a la retirada de Renault de la Fórmula E, dejando su equipo en manos de Nissan. Un cambio de rumbo para la compañía que ha explicado Thierry Koskas, director de marketing de Renault, en la web oficial de la Fórmula E:

“Como pioneros en los vehículos eléctricos, hemos aprendido mucho sobre los vehículos de alto rendimiento eléctrico y el control de la energía beneficia directamente a nuestros clientes. Tras la cuarta temporada de la Fórmula E, nuestros recursos se centrarán en los objetivos agresivos de la Fórmula 1 y esperamos seguir mejorando en el mundo del deporte motor eléctrico mediante la alianza con Nissan. Hemos tenido campeonatos increíbles en los tres años que llevamos en la Fórmula E. Esperamos que el cuarto año sea igual de competitivo y nos beneficiemos del ambiente tan bueno que hay en Renault e-Dams”.

Aunque Renault no participará como equipo en la categoría eléctrica, si que mantendrán relación con Nissan, lo que les ayudará a desarrollar los productos de las dos marcas, además de los modelos de Infiniti. Y por supuesto, una alianza que tendrá su reflejo en la competición, permitiendoles mejorar los sistemas híbridos en los monoplazas de Fórmula 1. Así lo ha explicado Koskas en el comunicado de Renault:

“Con la alianza con Nissan, nuestros equipos de ingenieros compartirán información sobre el rendimiento que beneficia a ambas marcas. Al diversificar nuestra estrategia de competición a la vez que crece la experiencia, mejoramos nuestros programas de competición y eso es uno de los recursos múltiples que tiene esta alianza”.

¿En qué se traduce estos cambios? El primero y más inmediato es la clara intención de la marca del rombo por la categoría reina del automovilismo, a la cual han regresado con intenciones de volver a subirse a lo más alto del podio y lograr ganar el campeonato de marcas y pilotos. Estos millones extra, a los que aún habrá que sumar los que recibirán de la FOM gracias a su rendimiento a lo largo de la temporada, llegando a luchar este año por la quinta posición, les permitirán realizar más pruebas y llevar más evoluciones a cada gran premio. Además de trabajar en el apartado de motores, donde mantienen intereses comerciales a través de los equipos Red Bull y McLaren.