El madrileño afronta su segundo gran premio con Renault después de un gran debut en Austin, en donde acabó séptimo. Nico Hülkenberg espera espantar los fantasmas que le hicieron abandonar en las dos últimas citas del calendario.

Así llegan los pilotos a México:

Nico Hülkenberg: el piloto alemán no pasa por un buen momento. La mala fortuna provocó en Austin su quinto abandono de la temporada -el segundo consecutivo tras el del Gran Premio de Japón-. Ahora espera poder revertir la situación y repetir el resultado que obtuvo el año pasado sobre el circuito mexicano donde fue séptimo. A falta de las últimas tres carreras del Campeonato Nico Hülkenberg es undécimo en la clasificación (con 34 puntos) entre ambos pilotos de Williams (Massa suma 36 y Stroll 32) por lo que la batalla por el décimo puesto parece abierta hasta el último gran premio.

Carlos Sainz: segunda carrera del madrileño en Renault. Ya en Estados Unidos demostró una enorme capacidad para adaptarse a las circunstancias y apenas tuvo problemas para hacerse al nuevo monoplaza. Finalizó séptimo por delante de Pérez y Massa y muy cerca de Ocon. El español es noveno en la clasificación de pilotos, con 54 puntos (19 menos que Ocon y con 20 puntos más que su actual compañero de equipo).

Así llega Renault a México:

La batalla por el sexto puesto en la clasificación de escuderías sigue abierta. Los grandes premios de México, Brasil y Abu Dhabi decidirán cual de los tres equipos implicados en la pelea se lleva el gato al agua. Por el momento la ventaja favorece a Toro Rosso. El buen trabajo de Sainz permite a los de Faenza contar con una ligera ventaja, sin embargo, el español ahora remará en otro barco, el de Renault que se sitúa sólo cinco puestos por debajo. El equipo Haas también tiene opciones, aunque menos, de conquistar esta posición (actualmente se clasifican a diez puntos de Toro Rosso).

Expectativas del Gran Premio:

Declaraciones extraídas de la web Formula1.com; traducción propia

Nico Hülkenberg:

“Ciudad de México es un lugar enorme, tal vez uno de los más grandes que he visitado. He tenido la suerte de sobrevolarlo en helicóptero y ¡realmente es alucinante!. La pista en sí es desafiante. Estamos a gran altitud, por lo que perdemos mucha carga aerodinámica debido a la densidad del aire. Hace que el automóvil sea liviano y fácil de deslizar. Tiene muchas combinaciones de curvas difíciles que parecen simples pero extremadamente técnicas. Ciertamente no es una vuelta fácil. Lo más destacado son las últimas dos curvas y la conducción por el estadio. Eso es realmente genial, siempre es ruidoso y es un momento de carne de gallina”.

Carlos Sainz:

“Es uno de mis fines de semana favoritos de carreras y muchos de nosotros los pilotos realmente lo disfrutamos. Realmente sentimos el calor de la multitud; es muy especial y se siente diferente a cualquier otra pista. El trazado no es fácil de conducir ya que la carga aerodinámica efectiva es bastante baja, lo que hace que el coche se sienta bastante ligero. Hay largas rectas, tan altas velocidades, luego curvas sinuosas que son difíciles de acertar. Mi calificación allí no ha sido tan mala, hice Q3 la temporada pasada.

Sientes un buen ambiente por el desfile de la pista, especialmente cuando saludas a más de 200,000 personas, lo cual es muy especial. Realmente ves la pasión de los fanáticos y su amor por la Fórmula 1; es realmente genial y una gran carrera en el calendario. Como piloto, me encanta ver esta pasión y sabes que será un fin de semana especial. El estadio es realmente genial, pero incluso lejos de esa sección, las gradas siempre están repletas.

Probar la cocina mexicana es imprescindible, a pesar de que no soy fanático de la comida picante. Normalmente voy por las quesadillas que no son demasiado picantes y son muy sabrosas. Es extraño que mis amigos me apoyen Chilli, aunque no me gusta la comida picante. La Ciudad de México está muy ocupada, por lo que necesita un buen chófer que conozca algunos trucos sobre cómo llegar a los lugares rápidamente”.

Cyril Abiteboul, (Director Ejecutivo de Renault Sport Racing):

“Cuando la Fórmula 1 regresó a México en 2015, no sabíamos muy bien qué esperar. Lo que encontramos fue un evento excelente, bien organizado y apoyado por fanáticos entusiastas y conocedores. La Ciudad de México ha pasado por muchas cosas con el reciente terremoto, pero la fortaleza y el espíritu de la ciudad son fuertes, y la Fórmula 1 está decidida a ofrecer un buen espectáculo”.