Lewis Hamilton se proclama campeón del mundo en el Gran Premio de México tras una caótica carrera en la que cruzó la meta en novena posición. La victoria fue para Max Verstappen. Fernando Alonso sumó puntos al acabar décimo, mientras que Carlos Sainz abandonó por un fallo mecánico.

 

La temporada 2017 de Fórmula Uno ya tiene campeón. Lewis Hamilton se convierte en el nuevo vencedor mundial de la Fórmula Uno y se corona por cuarta vez, igualando así a Sebastian Vettel y Alain Prost. El Gran Premio de México decidió el campeón después de una carrera en la que los dos candidatos al título se mantuvieron lejos de las primeras posiciones por un toque entre ambos en los primeros metros de carrera.

Inicio loco en el Autódromo Hermanos Rodríguez. Los dos aspirantes al título, Lewis Hamilton y Sebastian Vettel, fueron los peores parados tras los primeros metros de carrera. El alemán golpeó el neumático trasero del británico de Mercedes destrozando su propio alerón y causando un pinchazo en una de las gomas del inglés. Max Verstappen supo aprovecharse de la situación para convertirse en el nuevo líder de la carrera. Así las cosas tras los primeros giros Max Verstappen lideraba por delante de Valtteri Bottas, Esteban Ocon, Nico Hülkenberg y Sergio Pérez. Carlos Sainz sufrió también un pinchazo y cayó hasta la cola del grupo tras pasar por boxes para montar las gomas blandas. Lewis Hamilton perdió comba tras su paso por el box y descendió hasta el último lugar. Situación similar para Sebastian Vettel, que se reincorporó a la pista en decimoséptima posición. Tenía que llegar a los primeros puestos para mantener viva la llama del mundial por lo que comenzó su remontada para sumar el máximo número de puntos. Massa, Gasly y Grosjean fueron sus primeras víctimas para regresar a la cabeza del grupo.

Por delante Max Verstappen fue dominando la prueba, con Bottas en segunda posición sin presentar demasiada batalla. Esteban Ocon y Nico Hülkenberg en tercera y cuarta posición, protagonizaban una bonita batalla por el tercer puesto del podio. Dos pilotos inéditos en el cajón hasta el momento. Daniel Ricciardo fue el primer eliminado de la jornada a causa de un problema con el turbo de su Red Bull. Fernando Alonso escaló hasta el décimo puesto, por detrás de Marcus Ericsson. Poco duró el español por delante de Sebastian Vettel. La diferencia entre ambos motores no dio un respiro al de McLaren, que no pudo oponer resistencia.

Safety Car Virtual

El abandono de Brendon Hartley revolucionó de nuevo la carrera. El Toro Rosso ardió en llamas y obligó a Dirección de Carrera a mostrar el ‘Virtual Safety Car’. Esta situación fue aprovechada por todos los pilotos para cambiar las gomas. Kimi Räikkönen, que no había parado hasta el momento, se benefició especialmente de esta situación y pudo quitarse de encima a varios rivales directos para asaltar la tercera posición del podio. Lewis Hamilton y Sebastian Vettel volvieron a pasar el boxes para montar neumáticos más frescos e intentar de nuevo la remontada.

Ya en el ecuador de carrera Sebastian Vettel era el octavo clasificado, mientras que Lewis Hamilton no pasaba de la decimoquinta posición. Una situación que permitía al de Mercedes coronarse con su cuarto título en la máxima categoría del automovilismo. Las vueltas fueron sucediéndose sin demasiados cambios en la tabla. Hamilton y Vettel continuaron su particular carrera a la desesperada con el desenlace aún por descubrir. “Sebastian Vettel es quinto y necesita ser segundo”, le decían a Hamilton por radio. El alemán necesitaba ser segundo para seguir vivo, sin embargo, esa posición era propiedad de Bottas, el mejor escudero del inglés a lo largo de todo el año. Fatal desenlace también para Carlos Sainz, que también se vio obligado a detener su Renault antes de tiempo.

Batalla final entre Hamilton y Alonso

Una de las batallas del fin de semana la protagonizaron al final Lewis Hamilton y Fernando Alonso en la lucha por el noveno lugar. El español no cedió y puso las cosas difíciles al líder del mundial, que pudo ver peligrar su continuidad en carrera. De hecho, ambos monoplazas llegaron a tocarse para susto de los seguidores el inglés. La ventaja fue para el de Mercedes, que avanzó una posición y abrazó su cuarta corona mundial.

Tabla de resultados