La Federación Española de Automovilismo ha anunciado los nuevos cambios en la normativa para los rallyes nacionales y regionales, que incluye, entre otros cambios, la posibilidad de que un participante lleve su coche rodando a la prueba.

Tras una reunión entre Manuel Aviñó, presidente de la Real Federación Española de Automovilismo, y Gregorio Serrano, de la Dirección General de Tráfico, se ha hecho pública la Instrucción 17/TV-100 que viene a modificar, de manera muy positiva para los practicantes del deporte del automóvil de toda España, la ya corregida Instrucción 15/TV-86.

Un nuevo acuerdo de los dos estamentos del que se verán muy beneficiados los equipos más modestos, que pondrá prescindir de plataformas para transportar sus coches. Esta medida permite, ahora sí, la circulación desde el lugar de residencia del vehículo debidamente inscrito en una prueba en el período que va entre las 48 horas previas al inicio de la prueba y, en el sentido inverso de regreso hasta el lugar de residencia hasta un máximo de 48 horas después de la celebración de la prueba deportiva en cuestión. En todo caso, y a requerimiento de la entidad competente, se deberá poder acreditar la correcta inscripción a la prueba deportiva.

Sin duda, una excelente noticia para los rallyes, fruto de la estrecha colaboración entre la DGT y la RFEdA, y que viene a subsanar una situación anterior que afectaba a muchos pilotos y equipos, sobre todo los que, con menos recursos económicos, suelen participar en pruebas de ámbito autonómico. Por supuesto estos coches en tránsito hacia o tras la disputa de una carrera tienen que cumplir en todo momento con las normas pertinentes de tráfico en lo referente a permiso de circulación, póliza de seguro, ficha técnica y demás acreditaciones legales y técnicas necesarias que se puedan requerir por la autoridad. Además en estos recorridos se incluirán ahora aquellos que están relacionados con la disputa de la prueba como, por ejemplo, los protocolarios desde el pódium de salida.

Por otro lado, la nueva instrucción también es muy clara al otorgar a la RFEDA la condición de único organismo cualificado, por delegación de la DGT, para acreditar la condición de vehículos extranjeros como vehículos de competición (AVEC) en todo el territorio nacional, sin excepción territorial alguna, debiendo dar traslado de esta acreditación al organizador de la prueba, bien sea de ámbito autonómico o nacional, para que pueda estar disponible a requerimiento de los agentes encargados de la vigilancia y control del tráfico.

Y por último, otra importante novedad es que se permite el uso de las placas temporales como identificación temporal de vehículos en trámite de matriculación bien porque se han traído desde el extranjero o porque se esté realizando una homologación individual.