Tommi Mëkinen ha confirmado al medio Autosport que Toyota podría fabricar un Yaris R5 para las carreras cliente. 

Skoda y Ford, o más bien M-Sport, se reparten la mayor parte del mercado R5 en todo el mundo, con su principal foco en Europa. Una hegemonía que el Hyundai i20 R5 y los futuros Volkswagen Polo y Citroën C3 intentarán tumbar, pero no son los únicos. Tommi Mäkinen, líder de la escuadra Toyota en el Mundial de Rallyes, ha confirmado que la marca japonesa estaría planteándose la posibilidad de desarrollar un nuevo Yaris para esta categoría.

Actualmente Toyota cuenta con dos Etios R5 corriendo en Paraguay con el piloto Alejandro Galanti, unidades que no cuentan con la homologación de la Federación Internacional de Automovilismo y no pueden tomar parte de pruebas puntuables para el Mundial de Rallyes, el Campeonato Europeo de Rallyes o los certámenes nacionales de buena parte de Europa. Pero Toyota quiere cambiar esto y meterse en la batalla con un nuevo Yaris R5.

Según ha confirmado Tommi Mäkinen, máximo responsable del proyecto de la marca en el WRC, su formación y Toyota están manteniendo conversaciones para que la marca financie el desarrollo de un Yaris R5, una adaptación del WRC de Latvala, Hänninen y Lappi. Estas han sido las palabras del finlandés al medio Autosport:

“Estamos hablando sobre un R5. Nos gustaría ver a clientes usando un Toyota (Yaris) R5. La meta es desarrollar un coche como hicimos con nuestro WRC. Depende de cuando esté disponible la base del coche de producción”.

De llevarse a efecto, la categoría R5 se convertiría en el apartado con más modelos con homologación FIA y con más marcas involucradas, gracias a la implicación de Skoda, M-Sport, Citroën, Peugeot, Hyundai, Volkswagen y Toyota. Lista a la que podría unirse también Opel con un Corsa, un proyecto que el Grupo PSA, nuevos propietarios de la marca del rayo, tienen sobre la mesa y que podría convertirse en una realidad en 2019.