El tirón mediático de Fernando Alonso se ha dejado notar este fin de semana con la presencia del piloto en los test del Mundial de Resistencia en Bahrein.

En la primera mitad del 2017 Fernando Alonso ya dejó claro que cada uno de sus pasos tienen un claro reflejo en los medios y aficionados de todo el mundo. Su presencia en las 500 Millas de Indianápolis se convirtieron en el evento del año gracias al debut del asturiano en las IndyCar Series, con datos tan significativos como los más de 2 millones de espectadores en sus primeros test. Un tirón mediático que ha vuelto a ponerse de manifiesto este fin de semana con sus primeros kilómetros a los mandos de un LMP1 del Campeonato del Mundo de Resistencia.

Desde que a principios del mes de Noviembre se iniciaran los rumores sobre la presencia de Fernando Alonso en los test de final de temporada en el Circuito de Bahrein el interés por el Campeonato del Mundo de Resistencia ha crecido en España y en todo el mundo. Una tendencia que ha quedado clara con las búsquedas en Google a lo largo del mes, con sus picos que sólo se han visto superados este año durante la celebración de las 24 horas de Le Mans. Días como el viernes 3, cuando se confirmó su presencia en las 24h de Daytona y comenzaron a surgir los rumores hacía Le Mans; el viernes 10, debido al viaje de Alonso a las instalaciones de Toyota Motorsport en Colonia; y marcando el máximo este fin de semana, con la confirmación a pie de pista de su participación en los test del domingo.

Ese flujo de tráfico en la red también se ha dejado sentir en las redes sociales y a lo largo del fin de semana Fernando Alonso, Toyota o el hastag oficial de estas pruebas, #RookiesTest2017, se han colado entre los trending topic en España y demás países de Europa. Además la página web oficial del Mundial de Resistencia también ha tenido un gran número de visitas durante la jornada del domingo e incluso por momento ha sido imposible acceder a la misma dado el gran número de personas que lo estaban intentando. Unos problemas con el servidor que se han acentuado en los primeros minutos de Fernando Alonso con el Toyota TS050.

A principios de los 2000 ya consiguió hacer de la Fórmula 1 un deporte de masas, e incluso desbancar al fútbol en la conquista de su primer título con Renault; en 2017 abrió las IndyCar Series al mundo, una categoría que ya contaba con un buen número de seguidores en todo el mundo pero que vio un boom con la presencia de Alonso en Indianápolis; y ahora el WEC y Le Mans esperan su llegada como agua de mayo. El campeonato no pasa por su mejor momento y la FIA se está replanteando el futuro de esta categoría, pero el debut del asturiano, previsto para 2018 en Le Mans, podría convertirse en el punto de inflexión con la apertura a un público más general. ¿Con qué nos seguirá sorprendiendo en el futuro?