El departamento de competición del Grupo PSA ha confirmado que están trabajando en un nuevo R2, que equipará con motor turbo y estará disponible en 2019.

Si ayer hablábamos del monopolio de Peugeot en la categoría R2 del Nacional de Asfalto, hoy PSA Motorsport ha confirmado que buscará mantener su gran estatus dentro de la categoría. El grupo francés está realizando una fuerte inversión en los rallyes, centrado en el desarrollo de los Citroën C3 WRC y R5 pero no se quieren olvidar de los equipos privados más modestos y planean para 2019 la llegada de un nuevo R2, que al igual que el Ford Fiesta ya contará con un motor con turbo.

La Federación Internacional de Automovilismo tiene sobre la mesa diferentes cambios para los rallyes, como es la introducción de los nuevos R4 o un cambio en la normativa de los R3 y R2. Cambios que PSA quiere aprovechar para seguir siendo un referente en la competición, empezando desde abajo con los modelos más modestos. El grupo francés, que se hizo con Opel a mediados del 2017, cuenta con dos de los mejores modelos R2, por no decir los mejores, como son el Peugeot 208 y el Opel Adam. Dos modelos que cuentan con motores 1.6 atmosféricos; mientras que M-Sport comenzó a comercializar una variante del Fiesta con un motor 1.6 Turbo. Por ello el departamento de competición está trabajando en una nueva mecánica, que llegará en 2019 y con un modelo que aún no está definido, tal y como ha confirmado Pierre Budar al medio Rallye Magazin:

“Aunque nos estamos centrando en el R5, somos conscientes de la necesidad de hacer un modelo cliente más asequible. Este coche también llevará un motor turbo en el futuro. Nuestro proyecto se basa en la idea  de homologarlo en la primera mitad de 2019. El modelo de PSA que se ofrezca en R2 se decidirá en los próximos meses”.

Con el plantel de modelos que cuentan, los nominados a este lavado de cara serían el Peugeot 208 y el Opel Adam, grandes dominadores en campeonatos como el Campeonato de España o el Europeo y que tendrán nuevas versiones de calle el año que viene. Pero Citroën está realizando una gran inversión con el C3 y un R2T supondría una escalera perfecta para pasar de la categoría R2 a la R5, y de ahí al WRC.