Kubica pilotando el Williams

Cuando todo parecía indicar que las puertas de la Fórmula 1 se cerraban para siempre para Robert Kubica, el diario deportivo L’Équipe afirmó en la tarde de ayer que la escudería Williams le ofrecerá el papel de piloto probador. Según el medio francés, los ingleses habrían escogido como titular al ruso Sergey Sirotkin, pero quieren integrar al piloto polaco en su escudería dada su calidad y su experiencia.

Aunque la decisión parece estar tomada desde hace tiempo, la escudería Williams todavía no ha anunciado su formación de pilotos para la temporada 2018. El dinero que aporta el ruso será la clave que decida esta lucha que los dos pilotos han tenido desde que acabó la temporada 2017 por subirse este año como titulares al monoplaza blanco. Sirotkin compitió el año pasado en la Fórmula 2, finalizando en la 20º posición en la tabla de pilotos, tras haber quedado los dos años anteriores en la 3º posición en la misma competición, denominada GP2 por entonces.

Se llegó incluso a plantear la posibilidad de que cada piloto corriese la mitad de la temporada, pero parece que está opción está descartada de momento por la escudería inglesa. Kubica subiría al monoplaza muchos viernes, para acelerar el desarrollo del mismo.

Casi 7 años del accidente de Kubica

En menos de un mes se cumplirán 7 años del accidente que dejó a Kubica fuera de la Fórmula 1. El por entonces probador del Lotus GP nos tenía acostumbrado a participar en diferentes pruebas de rallies. El 6 de febrero del 2011 el piloto polaco competía en el Ronde di Andora, en Italia, cuando su Skoda Fabia chocó contra el muro de una iglesia y se estrelló contra el gualdarrail, que atravesó la carrocería del coche, haciendo daño en el brazo derecho del piloto.

Kubica quedó atrapado dentro del coche y los bomberos tuvieron que acudir al rescate del piloto polaco. Tal fue la gravedad del accidente que se llegó a plantear la posibilidad de la amputación de la mano derecha. Sin embargo, Kubica se recuperó, y 7 años después está a punto de volver a formar parte del circo de la Fórmula 1.