La IndyCar también planea introducir novedades en cuanto a la seguridad de los pilotos y en los próximos días probará el aeroscreen, opción que la Fórmula 1 descartó en favor del Halo.

Aunque el modelo de motorsport en Europa y en Estados Unidos es muy diferente, este año la Fórmula 1 y la IndyCar han encontrado un punto de unión en la búsqueda de una mayor seguridad. Sendas categorías quieren mejorar en este apartado, en especial en lo que al cockpit se refiere, y los americanos han aprovechado la opción que no gustó a la FIA, o más bien a Ferrari, como un posible sistema de seguridad. El aeroscreen aterriza en Estados Unidos y Scott Dixon lo probará el día 8 de este mes.

Durante la jornada del viernes del Gran Premio de Gran Bretaña de Fórmula 1, el equipo Ferrari fue el encargado de probar la primera versión del ‘aeroscreen’, una pantalla de policarbonato situada frente al piloto que buscaba minimizar los daños en caso de accidente o desprendimiento de una pieza de otro coche, como le ocurrió a Felipe Massa con un muelle. Aunque la prueba constaría de cuatro vueltas, Sebastien Vettel a duras penas pudo completar una y a su llegada al box se despachó a gusto contra este invento de la Federación, alegando mareos y dificultad para pilotar. Críticas que provocaron que la FIA no siguiera experimentando con esta opción y el tan criticado Halo pasó a situarse como la mejor opción, que de hecho es obligatorio esta temporada.

Pero quizás no sea tan mala opción. Desde Estados Unidos le han dado el visto bueno y las IndyCar Series están más cerca de implementarlo. Llevan meses trabajando en la idea y han llegado a la fase final de desarrollo, contando con una prueba la próxima semana. El experimentado piloto Scott Dixon ha sido el escogido para probar esta pantalla en el Circuito de Phoenix el próximo día 8 de Febrero, donde también estarán presentes pilotos novatos. Unos test que terminarían de dar el visto bueno a este sistema de seguridad, que ha recibido el consenso de los equipos y con el que los aficionados han sido menos críticos que en lo que la Fórmula 1 se refiere.