El director técnico de la escudería, Tim Goss, aseguró, en una entrevista concedida a ‘Motorsport.com’, que han trabajado para “evitar tener un monoplaza no competitivo esta temporada”. “Lo importante es crear un coche cómodo para Alonso y Vandoorne”, añadió.

alonso mclaren

El director técnico de la escudería McLaren, Tim Goss, ha confesado a ‘Motorsport.com’ que los esfuerzos del equipo de Woking durante este invierno se han centrado en la creación de un coche capaz de ganar carreras y campeonatos. Según Goss, el planteamiento de cara al 2018 no es otro que “dar a cada piloto algo en lo que pueda confiar, es decir, un monoplaza con el que pueda trabajar y con el que se siente cómodo“.

El nuevo proyecto de McLaren junto a Renault ha generado una nueva ola de esperanza para los aficionados y seguidores del equipo británico. De hecho, el propio Zak Brown aseguró recientemente que el desarrollo del nuevo McLaren había seguido los plazos fijados. Ahora habrá que comprobar si el nuevo arma de Alonso y Vandoorne es realmente tan competitivo como se espera.

Estamos aquí para ganar carreras y campeonatos y el diseño del coche es para tener éxito, aunque sin olvidar que tiene que ser un coche fiable para que los pilotos lo puedan exprimir al máximo“, declaró Goss.

Sobre el bajo rendimiento del monoplaza la pasada campaña Goss explicó que en ningún momento trataron de compensar el déficit de potencia del motor Honda con una configuración de baja carga aerodinámica: “Incluso recortando un poco la carga aerodinámica del coche y recortando a un nivel inferior del ala, todavía no íbamos a conseguir que nuestro coche compensara aquello“, subrayó. En este sentido agregó que “nuestro planteamiento siempre fue lograr los tiempos por vuelta más rápidos y que nuestras estrategias se centrasen en clasificar lo mejor que podamos y defender esa posición con nuestro ritmo, aunque en muchas carreras fue extremadamente complicado”.