El Mundial de Resistencia contará con una nutrida parrilla en 2018, donde Toyota será la única marca oficial pero no la única formación que luchará por la LMP1. 

Con Toyota en la mirada de todos, más si cabe desde el anuncio de que Fernando Alonso correrá con ellos en 2018, los organizadores del Campeonato del Mundo de Resistencia ha presenta la nueva gran temporada, que dará comienzo en Spa en 2018 y se cerrará en Le Mans 2019. La marca japonesa no será la única que luchará por este certamen, donde otras cuatro formaciones lucharán con los LMP1, seis lo harán en LMP2 y el apartado GTE seguirá siendo el favorito para las marcas con la llegada de BMW, que se une a Porsche, Ferrari o Aston Martin. ¡Comienza la súper temporada!

El Mundial de Resistencia ya cuenta con participantes para una nueva era en este campeonato, que se ha marcado como objetivo contar con dos paradas en las 24h de Le Mans por temporada, que dará comienzo en 2018 pero temrinará el año que viene. Un certamen en el que Toyota y sus TS050 se muestran como los grandes favoritos, siendo la única marca oficial que se mantiene en LMP1 tras la salida de Porsche. Pero no será la única estructura que pondrá este tipo de coches en competición, aunque si serán los único con tecnología híbrida.

Rebellion Racing regresa a la máxima categoría después de lograr el título en LMP2 la pasada temporada poniendo en competición dos unidades del R13, que contará con chasis de Oreca y motor Gibson. Una estructura que ha servido de cobijo para varios pilotos de Porsche, que se han quedado libres con la salida de la marca alemana del LMP1. El equipo byKolles mantiene su acuerdo con Nissan que volverá a competir con un ENSO CLM motorizado por el departamento de competición de la marca japonesa: Nismo. Ginetta, antiguamente Manor pondrá en competición dos unidades de su G60, al igual que hará los rusos de SMP Racing con dos BR1, La lista la completa el equipo americano Dragonspeed, con un BR1 motorizado por Gibson.

En la categoría LMP2 el equipo Jackie Chan DC Racing, que fue la gran sorpresa en las 24h de Le Mans de 2017, repite participación con dos unidades del Oreca 07-Gibson, combinación de chasis y motor por la que han apostado también TDS Racing y Dragonspeed con una unidad cada uno. Dallara estará representado gracias a los holandeses de Racing Team Nederland con un P217 con motor Gibson y Ligier hará lo propio con Larbre Competition. Mientras que la parte oficial la pone la marca Alpine, que contará con un A470 con chasis propio y motor Gibson en el Signatech Alpine Matmut. Y En lo que se refiere al apartado GTE, BMW es la gran novedad con el nuevo M8. La marca alemana se suma así a Ferrari, que cuenta con la estructura AR Corse;  Porsche, Aston Martin y Ford, que será el único representante de América con la ausencia de Chevrolet en el certamen completo aunque si que estarán en Le Mans.

En esta presentación también ha tenido cabida el calendario, que finalmente permitirá a Toyota contar con Fernando Alonso en las 6h de Fuji. La prueba modifica su fecha y ya no coincide con el Gran Premio de los Estados Unidos de Fórmula 1, por lo que el piloto asturiano podrá completar toda la temporada con el equipo japonés y luchar por el título.