El equipo cántabro disputó su primera prueba de la temporada en tierras madrileñas con dos unidades pilotadas por José Luis Peláez y Paulo Moreira.

Raceseven daba el pistoletazo de salida a la temporada 2018 con la disputa de la primera edición del Rallye Paracuellos de Jarama. La prueba madrileña era puntuable para la Copa de España de Rallyes de Tierra y prenscripción para el Nacional de Rallyes de TierraRaceseven se presentó a la prueba con dos vehículos dentro de su estructura. Ambos vehículos tenían que afrontar los 68 kilómetros cronometrados, compuesto por tres pasadas a dos tramos y una última superespecial, que no pudieron completar debido a sendas salidas de pista.

Por un lado el equipo cántabro alineaba un Skoda Fabia R5 pilotado por José Luis Peláez que llevaba a su derecha a Rodolfo del Barrio. Afrontaban su primer rallye con el coche de la marca checa con el objetivo de prepararse de cara a la cita inaugural del Nacional de Rallye de Tierra. El campeón de España de Tierra de 2 Ruedas Motrices en 2014 y de Grupo N en 2015 se adaptó rápidamente a los neumáticos Pirelli que usará esta temporada y un correcto set up que le permitió volar en los primeros tramos de la prueba.

Su adaptación al nuevo coche fue tan rápida que en sus primeros tres tramos consiguió tres scratchs de otros tantos  tramos que le proporcionaban una ventaja de un minuto sobre su perseguidor Juan Pablo Castro, con el Mitsubishi Lancer Evo X. Parecía que todo estaba bajo control y  Pelaez-Del Barrio iban a lograr su primera victoria, pero todo se torció en la cuarta especial cuando la mala suerte quiso que un vuelco tonto les dejase sin su primera victoria con el vehículo checo. Por suerte,los daños en el coche no son graves y podrán estar presentes en la cita inaugural del Nacional de Tierra. A pesar del vuelco, Pelaez-Del Barrio quedaron contentos con el ritmo que tuvieron antes del vuelco y que les hace ser optimistas de cara a pelear por el Campeonato de España de Rallyes de Tierra esta temporada.

El otro vehículo del equipo en la cita madrileña era una Peugeot 208 R2 en manos de los portugueses Paulo Moreira y Marco Macedo que se presentaban en Paracuellos para retomar el rodaje de su R2 y retomar las buenas sensaciones con las que terminaron la temporada pasada en el campeonato nacional portugués ante la inminente participación en el Rallye Sierras de Fafe.

Los portugueses fueron cogiendo confianza conforme avanzan los tramos y rodando cada vez mas rápidos aunque se vieron retrasados por los dos minutos que se dejaron en la primera sección en un lance de carrera. Moreira y Macedo rodaban en un ritmo cerca de los tiempos de cabeza de dos ruedas motrices cuando en el sexto tramo quedaron apeados de la prueba por una salida de carretera. Moreira afrontará un ambicioso reto este año con su participación a nivel europeo y en la Peugeot Rally Cup con el equipo dirigido por Victor Perez.

Sin apenas descanso el equipo ya se encuentra preparando las siguientes pruebas en las que participará, como es el caso del Rallye Serras de Fafe que se disputará este próximo fin de semana.